1
Y aconteció en el año duodécimo, en el mes duodécimo, al primero del mes, que vino Palabra del SEÑOR a mí, diciendo:
2
Hijo de hombre, levanta endechas sobre Faraón rey de Egipto, y dile: A leoncillo de naciones eres semejante, y eres como el dragón en los mares, que secabas tus ríos, y enturbiabas las aguas con tus pies, y hollabas sus riberas.
3
Así dijo el Señor DIOS: Yo extenderé sobre ti mi red con reunión de muchos pueblos, y te harán subir con mi red.
4
Y te dejaré en tierra, te echaré sobre la faz del campo, y haré que se asienten sobre ti todas las aves del cielo, y saciaré de ti las bestias de toda la tierra.
5
Y pondré tus carnes sobre los montes, y llenaré los valles de tu altura.
6
Y regaré de tu sangre la tierra donde nadas, hasta los montes;
y los arroyos se llenarán de ti.
7
Y cuando te hubiere muerto, cubriré los cielos, y haré entenebrecer sus estrellas;
el sol cubriré con nublado, y la luna no hará resplandecer su luz.
8
Todas las lumbreras de luz haré entenebrecer en el cielo por ti, y pondré tinieblas sobre tu tierra, dijo el Señor DIOS.
9
Y entristeceré el corazón de muchos pueblos, cuando llevare tu quebrantamiento sobre los gentiles, por las tierras que no conociste.
10
Y haré atónitos sobre ti muchos pueblos, y sus reyes tendrán a causa de ti horror grande, cuando haga resplandecer mi espada delante de sus rostros, y todos se sobresaltarán en sus ánimos a cada momento en el día de tu caída.
11
Porque así dijo el Señor DIOS: La espada del rey de Babilonia vendrá sobre ti.
12
Con espadas de fuertes haré caer tu pueblo;
todos ellos serán los fuertes de los gentiles;
y destruirán la soberbia de Egipto, y toda su multitud será deshecha.
13
Todas sus bestias destruiré de sobre las muchas aguas;
ni más las enturbiará pie de hombre, ni pezuña de bestia las enturbiará.
14
Entonces haré hundir sus aguas, y haré ir sus acequias como aceite, dijo el Señor DIOS.
15
Cuando asolare la tierra de Egipto, y la tierra fuere asolada de su plenitud, cuando herire a todos los que en ella moran, sabrán que yo soy el SEÑOR.
16
Esta es la endecha, y la cantarán;
las hijas de los gentiles la cantarán;
endecharán sobre Egipto, y sobre toda su multitud, dijo el Señor DIOS.
17
Y aconteció en el año duodécimo, a los quince del mes, que vino Palabra del SEÑOR a mí, diciendo:
18
Hijo de hombre, endecha sobre la multitud de Egipto, y despéñalo a él, y a las villas de los gentiles fuertes, en la tierra de los profundos, con los que descienden a la sepultura.
19
Porque eres tan hermoso, desciende, y yace con los incircuncisos.
20
Entre los muertos a espada caerán;
a la espada es entregado;
traedle a él y a todos sus pueblos.
21
De en medio del Seol hablarán a él los fuertes de los fuertes, con los que le ayudaron, que descendieron, y yacen con los incircuncisos muertos a espada.
22
Allí el Assur con todo su ayuntamiento;
en derredor de él están sus sepulcros;
todos ellos cayeron muertos a espada.
23
Sus sepulcros fueron puestos a los lados de la huesa, y su ayuntamiento está por los alrededores de su sepulcro;
todos ellos cayeron muertos a espada, los cuales pusieron miedo en la tierra de los vivientes.
24
Allí Elam, y toda su multitud por los alrededores de su sepulcro;
todos ellos cayeron muertos a espada, los cuales descendieron incircuncisos a los más profundos lugares de la tierra, porque pusieron su terror en la tierra de los vivientes, mas llevaron su confusión con los que descienden al sepulcro.
25
En medio de los muertos le pusieron cama con toda su multitud;
a sus alrededores están sus sepulcros;
todos ellos incircuncisos, muertos a espada, porque fue puesto su espanto en la tierra de los vivientes, mas llevaron su confusión con los que descienden al sepulcro;
él fue puesto en medio de los muertos.
26
Allí Mesec, y Tubal, y toda su multitud, sus sepulcros en sus alrededores;
todos ellos incircuncisos muertos a espada, porque habían dado su terror en la tierra de los vivientes.
27
Y no yacerán con los fuertes que cayeron de los incircuncisos, los cuales descendieron al Seol con sus armas de guerra, y pusieron sus espadas debajo de sus cabezas;
mas sus iniquidades estarán sobre sus huesos, porque fueron terror de fuertes en la tierra de los vivientes.
28
Tú, pues, serás quebrantado entre los incircuncisos, y yacerás con los muertos a espada.
29
Allí Idumea, sus reyes y todos sus príncipes, los cuales con su fortaleza fueron puestos con los muertos a espada;
ellos yacerán con los incircuncisos, y con los que descienden al sepulcro.
30
Allí los reyes del aquilón, todos ellos, y todos los de Sidón, que con su terror descendieron con los muertos, avergonzados de su fortaleza, yacen también incircuncisos con los muertos a espada, y llevaron su confusión con los que descienden al sepulcro.
31
A éstos verá Faraón, y se consolará sobre toda su multitud;
Faraón muerto a espada, y todo su ejército, dijo el Señor DIOS.
32
Porque yo puse mi terror en la tierra de los vivientes, también yacerá entre los incircuncisos con los muertos a espada, Faraón y toda su multitud, dijo el Señor DIOS.