1
Y la mano del SEÑOR fue sobre mí, y me sacó en el Espíritu del SEÑOR, y me puso en medio de un campo que estaba lleno de huesos.
2
Y me hizo pasar cerca de ellos por todo alrededor;
y he aquí que eran muchísimos sobre la faz del campo, y por cierto secos en gran manera.
3
Y me dijo: Hijo de hombre, ¿vivirán estos huesos? Y dije: Señor DIOS, tú lo sabes.
4
Me dijo entonces: Profetiza sobre estos huesos, y diles: Huesos secos, oíd Palabra del SEÑOR.
5
Así dijo el Señor DIOS a estos huesos: He aquí, yo hago entrar espíritu en vosotros, y viviréis.
6
Y pondré nervios sobre vosotros, y haré subir sobre vosotros carne, y os cubriré de piel, y pondré en vosotros espíritu, y viviréis;
y sabréis que yo soy el SEÑOR.
7
Profeticé, pues, como me fue mandado;
y hubo un estruendo mientras yo profetizaba, y he aquí un temblor;
y los huesos acercaron cada hueso a su hueso.
8
Y miré, y he aquí nervios sobre ellos, y la carne subió, y la piel cubrió por encima de ellos;
mas no había en ellos espíritu.
9
Y me dijo: Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre, y di al espíritu: Así dijo el Señor DIOS: Espíritu, ven de los cuatro vientos, y sopla sobre estos muertos, y vivirán.
10
Y profeticé como me había mandado, y entró espíritu en ellos, y vivieron, y estuvieron sobre sus pies, un ejército grande en extremo.
11
Me dijo luego: Hijo de hombre, todos estos huesos son la Casa de Israel.
He aquí, ellos dicen: Nuestros huesos se secaron, y pereció nuestra esperanza, y en nosotros mismos somos del todo talados.
12
Por tanto, profetiza, y diles: Así dijo el Señor DIOS: He aquí, yo abro vuestros sepulcros, y os haré subir de vuestras sepulturas, pueblo mío, y os traeré a la tierra de Israel.
13
Y sabréis que yo soy el SEÑOR, cuando abriere vuestros sepulcros, y os sacare de vuestras sepulturas, pueblo mío.
14
Y pondré mi Espíritu en vosotros, y viviréis, y yo os haré reposar sobre vuestra tierra;
y sabréis que yo, el SEÑOR, hablé, y lo hice, dijo el SEÑOR.
15
Y vino Palabra del SEÑOR a mí, diciendo:
16
Tú, hijo de hombre, tómate ahora un palo, y escribe en él: A Judá, y a los hijos de Israel sus compañeros.
Toma después otro palo, y escribe en él: A José, palo de Efraín, y a toda la Casa de Israel sus compañeros.
17
Júntalos luego el uno con el otro, para que sean en uno, y serán uno en tu mano.
18
Y cuando te hablaren los hijos de tu pueblo, diciendo: ¿No nos enseñarás qué te significan estas cosas?
19
Diles: Así dijo el Señor DIOS: He aquí, yo tomo el palo de José que está en la mano de Efraín, y a las tribus de Israel sus compañeros, y yo los pondré con él, con el palo de Judá, y los haré un palo, y serán uno en mi mano.
20
Y los palos sobre los que escribieres, estarán en tu mano delante de sus ojos;
21
y les dirás: Así dijo el Señor DIOS: He aquí, yo tomo a los hijos de Israel de entre los gentiles a los cuales fueron, y los juntaré de todas partes, y los traeré a su tierra;
22
y los haré una nación en la tierra, en los montes de Israel;
y un rey será a todos ellos por rey;
y nunca más serán dos naciones, ni nunca más serán divididos en dos reinos;
23
nunca más se contaminarán con sus ídolos, y con sus abominaciones, y con todas sus rebeliones;
y los salvaré de todas sus habitaciones en las cuales pecaron, y yo los limpiaré;
y me serán por pueblo, y yo a ellos por Dios.
24
Y mi siervo David será rey sobre ellos, y a todos ellos será un pastor;
y andarán en mis derechos, y mis ordenanzas guardarán, y las pondrán por obra.
25
Y habitarán en la tierra que di a mi siervo Jacob, en la cual habitaron vuestros padres, en ella habitarán ellos, y sus hijos, y los hijos de sus hijos para siempre;
y mi siervo David les será príncipe para siempre.
26
Y concertaré con ellos pacto de paz, pacto perpetuo será con ellos;
y yo los plantaré, y los multiplicaré, y pondré mi Santuario entre ellos para siempre.
27
Y estará en ellos mi Tabernáculo, y seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo.
28
Y sabrán los gentiles que yo, el SEÑOR, santifico a Israel, estando mi Santuario entre ellos para siempre.