1
pues, hijo de hombre, profetiza contra Gog, y di: Así dijo el Señor DIOS: He aquí yo estoy contra ti, oh Gog, príncipe de la cabecera de Mesec y Tubal;
2
y te quebrantaré, y te sextaré, y te haré subir de las partes del norte, y te traeré sobre los montes de Israel;
3
y sacaré tu arco de tu mano izquierda, y derribaré tus saetas de tu mano derecha.
4
Sobre los montes de Israel caerás tú, y todas tus compañías, y los pueblos que fueron contigo;
a toda ave y a toda cosa que vuela, y a las bestias del campo, te he dado por comida.
5
Sobre la faz del campo caerás;
porque yo he hablado, dijo el Señor DIOS.
6
Y enviaré fuego sobre Magog, y sobre los que moran seguramente en las islas;
y sabrán que yo soy el SEÑOR.
7
Y haré notorio mi santo Nombre en medio de mi pueblo Israel, y nunca más dejaré mancillar mi santo Nombre;
y sabrán los gentiles que yo soy el SEÑOR, Santo en Israel.
8
He aquí, vino y fue, dijo el Señor DIOS: este es el día del cual yo hablé.
9
Y los moradores de las ciudades de Israel saldrán, y encenderán y quemarán armas, escudos, paveses, arcos, saetas, bastones de mano, y lanzas;
y las quemarán en el fuego por siete años.
10
Y no traerán leña del campo, ni cortarán de los bosques, sino que quemarán las armas en el fuego;
y despojarán a sus despojadores, y robarán a los que les robaron, dijo el Señor DIOS.
11
Y será en aquel tiempo, que yo daré a Gog lugar para sepulcro allí en Israel, el valle de los que pasan al oriente del mar, y obstruirá el paso a los transeúntes, pues allí enterrarán a Gog y a toda su multitud;
y lo llamarán, El valle de Hamón-gog.
12
Y la Casa de Israel los estará enterrando por siete meses, para limpiar la tierra;
13
los enterrará todo el pueblo de la tierra;
y será para ellos célebre el día que yo sea glorificado, dijo el Señor DIOS.
14
Y tomarán hombres de jornal, los cuales irán por el país con los que viajaren, para enterrar a los que quedaron sobre la faz de la tierra, a fin de limpiarla;
al cabo de siete meses harán el reconocimiento.
15
Y pasarán los que irán por la tierra, y el que viere los huesos de algún hombre, edificará junto a ellos una señal, hasta que los entierren los sepultureros en el valle de Hamón-gog.
16
Y también el nombre de la ciudad será Hamona;
y limpiarán la tierra.
17
Y tú, hijo de hombre, así dijo el Señor DIOS: Di a las aves, a todo volátil, y a toda bestia del campo: Juntaos, y venid;
reuníos de todas partes a mi víctima que os sacrifico, un sacrificio grande sobre los montes de Israel, y comeréis carne y beberéis sangre.
18
Comeréis carne de fuertes, y beberéis sangre de príncipes de la tierra;
de carneros, de corderos, de machos cabríos, de bueyes, y de toros, engordados todos en Basán.
19
Y comeréis gordura hasta saciaros, y beberéis sangre hasta embriagaros, de mi sacrificio que yo os sacrifiqué.
20
Y os saciaréis sobre mi mesa, de caballos, y de carros fuertes, y de todos los hombres de guerra, dijo el Señor DIOS.
21
Y pondré mi gloria entre los gentiles, y todos los gentiles verán mi juicio que hice, y mi mano que sobre ellos puse.
22
Y de aquel día en adelante sabrá la Casa de Israel que yo soy el SEÑOR su Dios.
23
Y sabrán los gentiles que la Casa de Israel fue llevada cautiva por su iniquidad;
por cuanto se rebelaron contra mí, y yo escondí de ellos mi rostro, y los entregué en mano de sus enemigos, y cayeron todos a espada.
24
Conforme a su inmundicia y conforme a sus rebeliones hice con ellos;
y de ellos escondí mi rostro.
25
Por tanto, así dijo el Señor DIOS: Ahora volveré la cautividad de Jacob, y tendré misericordia de toda la Casa de Israel, y celaré por mi santo Nombre.
26
Y ellos sentirán su vergüenza, y toda su rebelión con que se rebelaron contra mí, cuando habitaban en su tierra seguramente, y no había quien los espantare.
27
Cuando los volveré de los pueblos, y los juntaré de las tierras de sus enemigos, y fuere santificado en ellos en ojos de muchos gentiles.
28
Y sabrán que yo soy el SEÑOR su Dios, cuando después de haberlos hecho pasar a los gentiles, los juntaré sobre su tierra, sin dejar más allá ninguno de ellos.
29
Ni esconderé más de ellos mi rostro;
porque derramaré mi Espíritu sobre la Casa de Israel, dijo el Señor DIOS.