1
Y aconteció en el sexto año, en el mes sexto, a los cinco del mes, que estaba yo sentado en mi casa, y los ancianos de Judá estaban sentados delante de mí, y allí cayó sobre mí la mano del Señor DIOS.
2
Y miré, y he aquí una semejanza que parecía de fuego;
desde donde parecían sus lomos para abajo, era fuego;
y desde sus lomos para arriba parecía como un resplandor, como la vista de ámbar.
3
Y aquella semejanza extendió la mano, y me tomó por las guedejas de mi cabeza;
y el Espíritu me alzó entre el cielo y la tierra, y me llevó en visiones de Dios a Jerusalén, a la entrada de la puerta de adentro que mira hacia el aquilón, donde estaba la habitación de la imagen del celo, la que hacía celar.
4
Y he aquí, allí estaba la gloria del Dios de Israel, como la visión que yo había visto en el campo.
5
Y me dijo: Hijo de hombre, alza ahora tus ojos camino del aquilón.
Y alcé mis ojos camino del aquilón, y he aquí al aquilón, junto a la puerta del altar, la imagen del celo en la entrada.
6
Y me dijo: Hijo de hombre, ¿no ves lo que éstos hacen, las grandes abominaciones que la Casa de Israel hace aquí, para alejarme de mi Santuario? Mas vuélvete aún, y verás abominaciones mayores.
7
Y me llevó a la entrada del atrio, y miré, y he aquí un agujero que estaba en la pared.
8
Y me dijo: Hijo de hombre, cava ahora en la pared.
Y cavé en la pared, y he aquí una puerta.
9
Y me dijo: Entra, y ve las malvadas abominaciones que éstos hacen allí.
10
Y entré, y miré, y he aquí imágenes de toda forma de serpientes, y animales;
la abominación, y todos los ídolos de la Casa de Israel, que estaban pintados en la pared alrededor.
11
Y delante de ellos estaban setenta varones de los ancianos de la Casa de Israel, y Jaazanías hijo de Safán estaba en medio de ellos, cada uno con su incensario en su mano;
y del sahumerio subía espesura de niebla.
12
Y me dijo: Hijo de hombre, ¿has visto las cosas que los ancianos de la Casa de Israel hacen en tinieblas, cada uno en sus cámaras pintadas? Porque dicen ellos: No nos ve el SEÑOR;
el SEÑOR ha dejado la tierra.
13
Y me dijo: Vuélvete aún, verás abominaciones mayores que hacen éstos.
14
Y me llevó a la entrada de la puerta de la Casa del SEÑOR, que está al aquilón;
y he aquí mujeres que estaban allí sentadas endechando a Tamuz.
15
Y me dijo: ¿No ves, hijo de hombre? Vuélvete aún, verás abominaciones mayores que éstas.
16
Y me metió en el atrio de adentro de la Casa del SEÑOR;
y he aquí junto a la entrada del Templo del SEÑOR, entre el portal y el altar, como veinticinco varones, sus espaldas vueltas al Templo del SEÑOR y sus rostros al oriente, y se encorvaban al nacimiento del sol.
17
Y me dijo: ¿No has visto, hijo de hombre? ¿Es cosa liviana para la Casa de Judá hacer las abominaciones que hacen aquí? Después que han llenado la tierra de maldad, y se tornaron a irritarme, he aquí que ponen hedor a mis narices.
18
Pues también yo haré en mi furor;
no perdonará mi ojo, ni tendré misericordia;
y gritarán a mis oídos con gran voz, y no les oiré.