1
Y clamó en mis oídos con gran voz, diciendo: Los visitadores de la ciudad han llegado, y cada uno trae en su mano su instrumento para destruir.
2
Y he aquí que seis varones venían del camino de la puerta de arriba que está vuelta al aquilón, y cada uno traía en su mano su instrumento para destruir.
Y entre ellos había un varón vestido de lienzos, el cual traía a su cintura un tintero de escribano;
y entrados, se pararon junto al altar de bronce.
3
Y la gloria del Dios de Israel se alzó de sobre el querubín, sobre el cual había estado, al umbral de la Casa;
y llamó al varón vestido de lienzos, que tenía a su cintura el tintero de escribano.
4
Y le dijo el SEÑOR: Pasa por en medio de la ciudad, por en medio de Jerusalén, y pon una señal en la frente a los varones que gimen y que claman a causa de todas las abominaciones que se hacen en medio de ella.
5
Y a los otros dijo a mis oídos: Pasad por la ciudad en pos de él, y herid;
no perdone vuestro ojo, ni tengáis misericordia.
6
Matad viejos, mozos y vírgenes, niños y mujeres, hasta que no quede ninguno;
mas a todo aquel sobre el cual hubiere señal, no llegaréis;
y habéis de comenzar desde mi Santuario.
Comenzaron, pues, desde los varones ancianos que estaban delante del Templo.
7
Y les dijo: Contaminad la casa, y llenad los atrios de muertos;
salid.
Y salieron, e hirieron en la ciudad.
8
Y aconteció que, habiéndoles herido, yo quedé, y me postré sobre mi rostro, y clamé, y dije: ¡Ah, Señor DIOS! ¿Has de destruir todo el remanente de Israel derramando tu furor sobre Jerusalén?
9
Y me dijo: La iniquidad de la Casa de Israel y de Judá es grande sobremanera, porque la tierra está llena de sangre, y la ciudad está llena de perversidad, porque han dicho: El SEÑOR ha dejado la tierra, y el SEÑOR no ve.
10
Así pues, yo, mi ojo no perdonará, ni tendré misericordia;
el camino de ellos tornaré sobre su cabeza.
11
Y he aquí que el varón vestido de lienzos, que tenía el tintero a su cintura, respondió una palabra diciendo: He hecho conforme a todo lo que me mandaste.