1
¶ Y fue la vida de Sara ciento veintisiete años;
tantos fueron los años de la vida de Sara.
2
Y murió Sara en Quiriat-arba, que es Hebrón, en la tierra de Canaán;
y vino Abraham a endechar a Sara, y a llorarla.
3
¶ Y se levantó Abraham de delante de su muerta, y habló a los hijos de Het, diciendo:
4
Peregrino y advenedizo soy entre vosotros;
dadme heredad de sepultura con vosotros, y sepultaré mi muerta de delante de mí.
5
Y respondieron los hijos de Het a Abraham, y le dijeron:
6
Oyenos, señor mío, eres un príncipe de Dios entre nosotros;
en lo mejor de nuestras sepulturas sepulta a tu muerta;
ninguno de nosotros te impedirá su sepultura, para que entierres tu muerta.
7
Y Abraham se levantó, y se inclinó al pueblo de aquella tierra, a los hijos de Het;
8
y habló con ellos, diciendo: Si tenéis voluntad que yo sepulte mi muerta de delante de mí, oídme, e interceded por mí con Efrón, hijo de Zohar,
9
para que me dé la cueva de Macpela, que tiene al cabo de su heredad;
que por su justo precio me la dé, para heredad de sepultura en medio de vosotros.
10
Este Efrón habitaba entre los hijos de Het;
y respondió Efrón heteo a Abraham, en oídos de los hijos de Het, de todos los que entraban por la puerta de su ciudad, diciendo:
11
No, señor mío, óyeme: te doy la heredad, y te doy también la cueva que está en ella;
delante de los hijos de mi pueblo te la doy;
sepulta tu muerta.
12
Y Abraham se inclinó delante del pueblo de la tierra.
13
Y respondió a Efrón en oídos del pueblo de la tierra, diciendo: Antes, si te place, te ruego que me oigas;
yo daré el precio de la heredad, tómalo de mí, y sepultaré en ella mi muerta.
14
Y respondió Efrón a Abraham, diciéndole:
15
Señor mío, escúchame: la tierra vale cuatrocientos siclos de plata;
¿qué es esto entre mí y ti? Entierra pues tu muerta.
16
Entonces Abraham se convino con Efrón, y pesó Abraham a Efrón el dinero que dijo, oyéndolo los hijos de Het, cuatrocientos siclos de plata, corrientes por los mercaderes.
17
Y quedó la heredad de Efrón que estaba en Macpela enfrente de Mamre, la heredad y la cueva que estaba en ella, y todos los árboles que había en la heredad, y en todo su término alderredor,
18
de Abraham en posesión, a vista de los hijos de Het, y de todos los que entraban por la puerta de su ciudad.
19
Y después de esto sepultó Abraham a Sara su mujer en la cueva de la heredad de Macpela enfrente de Mamre, que es Hebrón en la tierra de Canaán.
20
Y quedó la heredad y la cueva que en ella había, de Abraham, en heredad de sepultura comprada de los hijos de Het.