1
¶ Y hubo hambre en la tierra, además de la primera hambre que fue en los días de Abraham;
y se fue Isaac a Abimelec rey de los filisteos, en Gerar.
2
Y se le apareció el SEÑOR, y le dijo: No desciendas a Egipto;
habita en la tierra que yo te diré;
3
permanezca en esta tierra, y yo seré contigo, y te bendeciré;
porque a ti y a tu simiente daré todas estas tierras, y confirmaré el juramento que juré a Abraham tu padre:
4
Y multiplicaré tu simiente como las estrellas del cielo, y daré a tu simiente todas estas tierras;
y todos los gentiles de la tierra serán benditos en tu simiente.
5
Por cuanto oyó Abraham mi voz, y guardó mi observancia, mis mandamientos, mis estatutos y mis leyes.
6
Habitó, pues, Isaac en Gerar.
7
Y los hombres de aquel lugar le preguntaron acerca de su mujer;
y él respondió: Es mi hermana;
porque tuvo miedo de decir: Es mi mujer;
por ventura, dijo, los varones del lugar me matarían por causa de Rebeca;
porque era de hermoso aspecto.
8
Y sucedió que, después que él estuvo allí muchos días, Abimelec, rey de los filisteos, mirando por una ventana, vio a Isaac que jugaba con Rebeca su mujer.
9
Y llamó Abimelec a Isaac, y dijo: He aquí ella es de cierto tu mujer;
¿cómo, pues, dijiste: Es mi hermana? E Isaac le respondió, porque dije: Por ventura moriré por causa de ella.
10
Y Abimelec dijo: ¿Por qué nos has hecho esto? Por poco hubiera dormido alguno del pueblo con tu mujer, y hubieras traído sobre nosotros el pecado.
11
Entonces Abimelec mandó a todo el pueblo, diciendo: El que tocare a este hombre o a su mujer, de cierto morirá.
12
Luego sembró Isaac en aquella tierra, y halló aquel año ciento por uno;
y le bendijo el SEÑOR.
13
Y el varón se engrandeció, y fue adelantando y engrandeciéndose, hasta hacerse muy grande;
14
y tuvo hato de ovejas, y hato de vacas, y grande apero;
y los filisteos le tuvieron envidia.
15
Y todos los pozos que habían abierto, los siervos de Abraham su padre en sus días, los filisteos los habían cerrado y llenado de tierra.
16
Y dijo Abimelec a Isaac: Apártate de nosotros, porque mucho más fuerte que nosotros te has hecho.
17
E Isaac se fue de allí;
y asentó sus tiendas en el valle de Gerar, y habitó allí.
18
Y volvió a abrir Isaac los pozos de agua que habían abierto en los días de Abraham su padre, y que los filisteos habían cerrado, muerto Abraham;
y los llamó por los nombres que su padre los había llamado.
19
Y los siervos de Isaac cavaron en el valle, y hallaron allí un pozo de aguas vivas.
20
Y los pastores de Gerar riñeron con los pastores de Isaac, diciendo: El agua es nuestra;
por eso llamó el nombre del pozo Esek, porque habían altercado con él.
21
Y abrieron otro pozo, y también riñeron sobre él;
y llamó su nombre Sitna.
22
Y se apartó de allí, y abrió otro pozo, y no riñeron sobre él;
y llamó su nombre Rehobot, y dijo: Porque ahora nos ha hecho ensanchar el SEÑOR y fructificaremos en la tierra.
23
Y de allí subió a Beerseba.
24
Y se le apareció el SEÑOR aquella noche, y dijo: Yo soy el Dios de Abraham tu padre;
no temas, que yo soy contigo, y yo te bendeciré, y multiplicaré tu simiente por causa de Abraham mi siervo.
25
Y edificó allí un altar, e invocó el nombre del SEÑOR, y tendió allí su tienda;
y abrieron allí los siervos de Isaac un pozo.
26
¶ Y Abimelec vino a él desde Gerar, y Ahuzat, amigo suyo, y Ficol, capitán de su ejército.
27
Y les dijo Isaac: ¿Por qué venís a mí, pues que me habéis aborrecido, y me enviaste, que no estuviera con vosotros?
28
Y ellos respondieron: Hemos visto que el SEÑOR es contigo;
y dijimos: Haya ahora juramento entre nosotros, entre nosotros y tú, y haremos alianza contigo:
29
Que no nos hagas mal, como nosotros no te hemos tocado, y como solamente te hemos hecho bien, y te enviamos en paz;
ahora, bendito del SEÑOR.
30
Entonces él les hizo banquete, y comieron y bebieron.
31
Y madrugaron por la mañana, y juraron el uno al otro;
e Isaac los envió, y ellos se despidieron de él en paz.
32
Y en aquel día sucedió que vinieron los criados de Isaac, y le dieron nuevas acerca del pozo que habían abierto, y le dijeron: Agua hemos hallado.
33
Y lo llamó Seba, por cuya causa el nombre de aquella ciudad es Beerseba hasta este día.
34
¶ Y cuando Esaú tenía cuarenta años, tomó por mujer a Judit hija de Beeri, el heteo, y a Basemat hija de Elón, el heteo:
35
Y fueron amargura de espíritu para Isaac y Rebeca.