1
¶ Y alzando Jacob sus ojos miró, y he aquí venía Esaú, y los cuatrocientos hombres con él;
entonces repartió él los niños entre Lea y Raquel y las dos siervas.
2
Y puso las siervas y sus niños delante;
luego a Lea y a sus niños;
y a Raquel y a José los postreros.
3
Y él pasó delante de ellos, y se inclinó a tierra siete veces, hasta que llegó a su hermano.
4
Y Esaú corrió a su encuentro, y le abrazó, y se echó sobre su cuello, y le besó;
y lloraron.
5
¶ Y alzó sus ojos, y vio las mujeres y los niños, y dijo: ¿Quiénes son éstos? Y él respondió: Son los niños que Dios ha dado a tu siervo.
6
Y acercaron las siervas, ellas y sus niños, y se inclinaron.
7
Y vino Lea con sus niños, y se inclinaron;
y después llegó José y Raquel, y también se inclinaron.
8
Y él dijo: ¿Qué te propones con todas estas cuadrillas que he encontrado? Y él respondió: El hallar gracia en los ojos de mi señor.
9
Y dijo Esaú: Suficiente tengo yo, hermano mío;
sea para ti lo que es tuyo.
10
Y dijo Jacob: No, yo te ruego, si he hallado ahora gracia en tus ojos, toma mi presente de mi mano, que por eso he visto tu rostro, como si hubiera visto el rostro de Dios;
y hazme placer.
11
Toma, te ruego, mi bendición que te es traída;
porque Dios me ha hecho merced, y todo lo que hay aquí es mío.
Y porfió con él, y la tomó.
12
Y dijo: Anda, y vamos;
y yo iré delante de ti.
13
Y él le dijo: Mi señor sabe que los niños son tiernos, y que tengo ovejas y vacas paridas;
y si las fatigan, en un día morirán todas las ovejas.
14
Pase ahora mi señor delante de su siervo, y yo me iré poco a poco al paso de la hacienda que va delante de mí, y al paso de los niños, hasta que llegue a mi señor a Seir.
15
Y Esaú dijo: Dejaré ahora contigo de la gente que viene conmigo.
Y él dijo: ¿Para qué esto? Halle yo gracia en los ojos de mi señor.
16
Así se volvió Esaú aquel día por su camino a Seir.
17
Y Jacob partió a Sucot, y edificó allí casa para sí, e hizo cabañas para su ganado;
por tanto llamó el nombre de aquel lugar Sucot.
18
Y vino Jacob sano a la ciudad de Siquem, que está en la tierra de Canaán, cuando venía de Padan-aram;
y se asentó delante de la ciudad.
19
Y compró una parte del campo, donde tendió su tienda, de mano de los hijos de Hamor, padre de Siquem, por cien corderas.
20
Y asentó allí un altar, y lo llamó: El Fuerte Dios de Israel.