1
¶ Y descendido José a Egipto, lo compró Potifar, oficial del Faraón, capitán de los de la guardia, varón egipcio, de mano de los ismaelitas que lo habían llevado allá.
2
Mas el SEÑOR estaba con José, y fue varón prosperado;
y estaba en la casa de su señor el egipcio.
3
Y vio su señor que el SEÑOR estaba con él, y que todo lo que él hacía, el SEÑOR lo hacía prosperar en su mano.
4
Así halló José gracia en sus ojos, y le servía;
y él le hizo mayordomo de su casa, y entregó en su poder todo lo que tenía.
5
Y aconteció que, desde cuando le dio el encargo de su casa, y de todo lo que tenía, el SEÑOR bendijo la casa del egipcio a causa de José;
y la bendición del SEÑOR fue sobre todo lo que tenía, así en casa como en el campo.
6
Y dejó todo lo que tenía en la mano de José;
ni con él sabía de nada más que del pan que comía.
Y era José de hermoso semblante y bella presencia.
7
¶ Y aconteció después de esto, que la mujer de su señor alzó sus ojos sobre José, y dijo: Duerme conmigo.
8
Y él no quiso, y dijo a la mujer de su señor: He aquí que mi señor no se preocupa conmigo de lo que hay en casa, y ha puesto en mi mano todo lo que tiene.
9
No hay otro mayor que yo en esta casa, y ninguna cosa me ha reservado sino a ti, por cuantoeres su mujer, ¿cómo, pues, haría yo este grande mal y pecaría contra Dios?
10
Y fue que hablando ella a José cada día, y no escuchándola él para acostarse al lado de ella, para estar con ella.
11
Aconteció que entró él un día en casa para hacer su oficio, y no había nadie de los de casa allí en casa.
12
Y ella lo asió por su ropa, diciendo: Duerme conmigo.
Entonces él dejó su ropa en manos de ella, y huyó, y salió fuera.
13
¶ Y acaeció que cuando vio ella que le había dejado su ropa en sus manos, y había huido fuera,
14
llamó a los de casa, y les habló diciendo: Mirad, nos ha traído un hebreo, para que hiciera burla de nosotros;
vino él a mí para dormir conmigo, y yo di grandes voces;
15
y viendo que yo alzaba la voz y gritaba, dejó junto a mí su ropa, y huyó, y salió.
16
Y ella puso junto a sí la ropa de él, hasta que vino su señor a su casa.
17
Entonces le habló ella semejantes palabras, diciendo: El siervo hebreo que nos trajiste, vino a mí para deshonrarme;
18
y cuando yo alcé mi voz y grité, él dejó su ropa junto a mí, y huyó fuera.
19
¶ Y sucedió que cuando oyó su señor las palabras que su mujer le hablara, diciendo: Así me ha tratado tu siervo;
se encendió su furor.
20
Y tomó su señor a José, y le puso en la casa de la cárcel, donde estaban los presos del rey, y estuvo allí en la casa de la cárcel.
21
Mas el SEÑOR estaba con José, y extendió a él su misericordia, y le dio gracia en ojos del príncipe de la casa de la cárcel.
22
Y el príncipe de la casa de la cárcel entregó en mano de José todos los presos que había en aquella prisión;
todo lo que hacían allí, él lo hacía.
23
No veía el príncipe de la cárcel cosa alguna que en su mano estaba;
porque el SEÑOR era con él, y lo que él hacía, el SEÑOR lo prosperaba.