1
¶ Y aconteció después de estas cosas, que el maestresala del rey de Egipto, y el panadero, habían pecado contra su señor el rey de Egipto.
2
Y el Faraón se enojó contra sus dos oficiales, contra el principal de los maestresalas, y contra el principal de los panaderos;
3
y los puso en la cárcel de la casa del capitán de los de la guardia, en la casa de la cárcel donde José estaba preso.
4
Y el capitán de los de la guardia dio cargo de ellos a José, y él les servía;
y estuvieron días en la cárcel.
5
¶ Y ambos, el maestresala y el panadero del rey de Egipto, que estaban presos en la cárcel, soñaron un sueño, cada uno su sueño en una misma noche, cada uno conforme a la declaración de su sueño.
6
Y vino a ellos José por la mañana, y los miró, y he aquí que estaban tristes.
7
Y él preguntó a aquellos oficiales del Faraón, que estaban con él en la cárcel de la casa de su señor, diciendo: ¿Por qué parecen hoy mal vuestros rostros?
8
Y ellos le dijeron: Hemos tenido un sueño, y no hay quién lo interprete.
Entonces les dijo José: ¿No son de Dios las interpretaciones? Contádmelo ahora.
9
Entonces el principal de los maestresalas contó su sueño a José, y le dijo: Yo soñaba que veía una vid delante de mí,
10
y en la vid tres sarmientos;
y ella como que florecía, salía su renuevo, maduraron sus racimos de uvas;
11
y que el vaso de Faraón estaba en mi mano, y que yo tomaba las uvas, y las exprimía en el vaso del Faraón, y daba el vaso en la mano del Faraón.
12
Y le dijo José: Esta es su declaración: Los tres sarmientos son tres días;
13
al cabo de tres días el Faraón levantará tu cabeza, y te hará volver a tu asiento;
y darás el vaso al Faraón en su mano, como solías cuando eras su maestresala.
14
Por tanto te acordarás de mí dentro de ti cuando tuvieres bien, y te ruego que hagas conmigo misericordia, que hagas mención de mí al Faraón, y me saques de esta casa;
15
porque he sido hurtado de la tierra de los hebreos;
y tampoco he hecho nada aquí para que me pusieran en la cárcel.
16
Y viendo el principal de los panaderos que había declarado para bien, dijo a José: También yo soñaba que veía tres canastillos blancos sobre mi cabeza;
17
y en el canastillo más alto había de todas las viandas del Faraón, obra de panadero;
y que las aves las comían del canastillo de sobre mi cabeza.
18
Entonces respondió José, y dijo: Esta es su declaración: Los tres canastillos tres días son.
19
Al cabo de tres días quitará el Faraón tu cabeza de sobre ti, y te hará colgar en un madero, y las aves comerán tu carne de sobre ti.
20
¶ Y fue al tercer día el día del cumpleaños del Faraón, e hizo banquete a todos sus siervos;
y alzó la cabeza del príncipe de los maestresalas, y la cabeza del príncipe de los panaderos, entre sus siervos.
21
E hizo volver a su oficio al príncipe de los maestresalas;
y dio el vaso en mano del Faraón.
22
Mas hizo colgar al príncipe de los panaderos, como le había declarado José.
23
Y el príncipe de los maestresalas no se acordó de José, sino que se olvidó de él.