1
¶ Y mandó José al mayordomo de su casa, diciendo: Llene los costales de estos varones de alimentos, cuanto pudieren llevar, y pon el dinero de cada uno en la boca de su costal;
2
y pondrás mi copa, la copa de plata, en la boca del costal del menor, con el dinero de su trigo.
Y él hizo como dijo José.
3
Venida la mañana, los hombres fueron despedidos con sus asnos.
4
Saliendo ellos de la ciudad, que aún no se habían alejado, dijo José a su mayordomo: Levántate, y sigue a esos hombres;
y cuando los alcanzares, diles: ¿Por qué habéis vuelto mal por bien?
5
¿No es ésta en la que bebe mi señor, y por la que suele adivinar? Habéis hecho mal en lo que hicisteis.
6
Cuando él los alcanzó, les dijo estas palabras.
7
Y ellos le respondieron: ¿Por qué dice mi señor tales cosas? Nunca tal hagan tus siervos.
8
He aquí, el dinero que hallamos en la boca de nuestros costales, te lo volvimos a traer desde la tierra de Canaán;
¿cómo, pues, habíamos de hurtar de casa de tu señor plata ni oro?
9
Aquel de tus siervos en quien fuere hallada la copa, que muera, y aun nosotros seremos siervos de mi señor.
10
Y él dijo: También ahora sea conforme a vuestras palabras;
aquel en quien se hallare, será mi siervo, y vosotros seréis sin culpa.
11
Ellos entonces se dieron prisa, y derribaron cada uno su costal en tierra, abrieron cada uno su costal.
12
Y buscó;
desde el mayor comenzó, y acabó en el menor;
y la copa fue hallada en el costal de Benjamín.
13
Entonces ellos rasgaron sus vestidos, y cargó cada uno su asno, y volvieron a la ciudad.
14
Y llegó Judá con sus hermanos a casa de José, que aún estaba allí, y se postraron delante de él en tierra.
15
Y les dijo José: ¿Qué obra es ésta que habéis hecho? ¿No sabéis que un hombre como yo sabe adivinar?
16
Entonces dijo Judá: ¿Qué diremos a mi señor? ¿Qué hablaremos? ¿O con qué nos justificaremos? Dios ha descubierto la iniquidad de tus siervos: he aquí, nosotros somos siervos de mi señor, nosotros también, y aquel en cuyo poder fue hallada la copa.
17
Y él respondió: Nunca yo tal haga;
el varón en cuyo poder fue hallada la copa, aquel será mi siervo;
vosotros id en paz a vuestro padre.
18
Entonces Judá se llegó a él, y dijo: Te ruego señor mío, que hable tu siervo una palabra en oídos de mi señor, y no se encienda tu enojo contra tu siervo, pues que tú eres como el Faraón.
19
Mi señor preguntó a sus siervos, diciendo: ¿Tenéis padre o hermano?
20
Y nosotros respondimos a mi señor: Tenemos un padre anciano, y un joven que le nació en su vejez, pequeño aún;
y un hermano suyo murió, y él quedó solo de su madre, y su padre lo ama.
21
Y tú dijiste a tus siervos: Traédmelo, y pondré mis ojos sobre él.
22
Y nosotros dijimos a mi señor: El joven no puede dejar a su padre, porque si le dejare, su padre morirá.
23
Y dijiste a tus siervos: Si vuestro hermano menor no descendiere con vosotros, no veréis más mi rostro.
24
Aconteció pues, que cuando llegamos a mi padre tu siervo, le contamos las palabras de mi señor.
25
Y dijo nuestro padre: Volved a comprarnos un poco de alimento.
26
Y nosotros respondimos: No podemos ir;
si nuestro hermano fuere con nosotros, iremos;
porque no podemos ver el rostro del varón, no estando con nosotros nuestro hermano el menor.
27
Entonces tu siervo mi padre nos dijo: Vosotros sabéis que dos me dio a luz mi mujer;
28
y uno de ellos se fue de mi lado, y pienso de cierto que fue despedazado, y hasta ahora no le he visto;
29
y si llevareis también éste de delante de mí, y le aconteciere algún desastre, haréis descender mis canas con dolor hasta el Seol.
30
Ahora, pues, cuando llegare yo a tu siervo mi padre, y el joven no fuere conmigo, porque su alma está ligada con el alma de él,
31
sucederá que cuando él no vea al joven, morirá: y tus siervos harán descender las canas de tu siervo nuestro padre con dolor hasta el Seol.
32
Porque tu siervo salió por fiador por el joven con mi padre, diciendo: Si no te lo devolviere, entonces yo cargaré con el pecado ante mi padre para siempre;
33
te ruego pues que quede ahora tu siervo por el joven por siervo de mi señor, y que el joven vaya con sus hermanos.
34
Porque ¿cómo iré yo a mi padre sin el joven? No podré, por no ver el mal que sobrevendrá a mi padre.