1
¶ Y sucedió después de estas cosas, que fue dicho a José: He aquí tu padre está enfermo.
Y él tomó consigo sus dos hijos Manasés y Efraín.
2
Y se hizo saber a Jacob, diciendo: He aquí tu hijo José viene a ti.
Entonces se esforzó Israel, y se sentó sobre la cama;
3
y dijo a José: El Dios Omnipotente me apareció en Luz en la tierra de Canaán, y me bendijo,
4
y me dijo: He aquí, yo te hago crecer, y te multiplicaré, y te pondré por estirpe de pueblos;
y daré esta tierra a tu simiente después de ti por heredad perpetua.
5
Y ahora tus dos hijos Efraín y Manasés, que te nacieron en la tierra de Egipto, antes que viniera a ti a la tierra de Egipto, míos son;
como Rubén y Simeón, serán míos;
6
y los que después de ellos has engendrado, serán tuyos;
por el nombre de sus hermanos serán llamados en sus heredades.
7
Porque cuando yo venía de Padan-aram, se me murió Raquel en la tierra de Canaán, en el camino, como media legua de tierra viniendo a Efrata;
y la sepulté allí en el camino de Efrata, que es Belén.
8
¶ Y vio Israel los hijos de José, y dijo: ¿Quiénes son éstos?
9
Y respondió José a su padre: Son mis hijos, que Dios me ha dado aquí.
Y él dijo: Acércalos ahora a mí, y los bendeciré.
10
Y los ojos de Israel estaban ya tan agravados de la vejez, que no podía ver.
Y los hizo acercarse a él, y él los besó y abrazó.
11
Y dijo Israel a José: No pensaba yo ver tu rostro, y he aquí Dios me ha hecho ver también tu simiente.
12
Entonces José los sacó de entre sus rodillas, y se inclinó a tierra.
13
Y los tomó José a ambos, Efraín a su diestra, a la siniestra de Israel;
y a Manasés a su siniestra, a la diestra de Israel;
y los hizo acercarse a él.
14
Entonces Israel extendió su diestra, y la puso sobre la cabeza de Efraín, que era el menor, y su siniestra sobre la cabeza de Manasés, haciendo entender a sus manos, aunque Manasés era el primogénito.
15
Y bendijo a José, y dijo: El Dios en cuya presencia anduvieron mis padres Abraham e Isaac, el Dios que me mantiene desde que yo soy hasta este día,
16
el Angel que me ha redimido de todo mal, bendiga a estos jóvenes;
y mi nombre sea llamado en ellos, y el nombre de mis padres Abraham e Isaac;
y se multipliquen en gran manera en medio de la tierra.
17
Entonces viendo José que su padre ponía la mano derecha sobre la cabeza de Efraín, le pesó en sus ojos;
y tomó la mano de su padre, para quitarla de sobre la cabeza de Efraín a la cabeza de Manasés.
18
Y dijo José a su padre: No así, padre mío, porque éste es el primogénito;
pon tu diestra sobre su cabeza.
19
Mas su padre no quiso, y dijo: Lo sé, hijo mío, lo sé;
también él vendrá a ser un pueblo, y será también acrecentado;
pero su hermano menor será más grande que él, y su simiente será plenitud de gentiles.
20
Y los bendijo aquel día, diciendo: En ti bendecirá Israel, diciendo: Póngate Dios como a Efraín y como a Manasés.
Y puso a Efraín delante de Manasés.
21
Y dijo Israel a José: He aquí, yo muero, mas Dios estará con vosotros, y os hará volver a la tierra de vuestros padres.
22
Y yo te he dado a ti una parte sobre tus hermanos, la cual tomé yo de mano del amorreo con mi espada y con mi arco.