1
Y me dijo otra vez el SEÑOR: Ve, ama una mujer amada de su compañero, y adúltera, como el amor del SEÑOR para con los hijos de Israel;
los cuales miran a dioses ajenos, y aman frascos de vino.
2
La compré entonces para mí por quince dineros de plata, y un homer y medio de cebada;
3
y le dije: Tú estarás paramuchos días;
no fornicarás, ni tomarás otro varón;
también estaré yo para ti.
4
Porque muchos días estarán los hijos de Israel sin Rey, y sin Señor, y sin sacrificio, y sin estatua, y sin efod, y sin terafín.
5
Después volverán los hijos de Israel, y buscarán al SEÑOR su Dios, y a David su rey;
y temerán al SEÑOR y a su bondad en el fin de los días.