1
Oíd palabra del SEÑOR, hijos de Israel, porque el SEÑOR pleitea con los moradores de la tierra;
porque no hay verdad, ni misericordia, ni conocimiento de Dios en la tierra.
2
Perjurar, mentir, cometer homicidio, hurtar y adulterar prevalecieron, y sangre se tocó con sangre.
3
Por lo cual, se enlutará la tierra, y será talado todo morador de ella, con las bestias del campo, y las aves del cielo;
y aun los peces del mar serán cogidos.
4
Ciertamente hombre no contienda ni reprenda a hombre, porque tu pueblo es como los que resisten al sacerdote.
5
Caerás por tanto en el día, y caerá también contigo el profeta de noche;
y a tu madre talaré.
6
Mi pueblo fue talado, porque le faltó sabiduría.
Porquedesechaste la sabiduría, yo te echaré del sacerdocio;
y pues que olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos.
7
Conforme a su grandeza así pecaron contra mí;
yo pues, también cambiaré su honra en afrenta.
8
Comen del pecado de mi pueblo, y en su iniquidad levantan su alma.
9
Tal será el pueblo como el sacerdote;
y visitaré sobre él sus caminos, y le pagaré conforme a sus obras.
10
Y comerán, mas no se hartarán;
fornicarán, mas no se aumentarán, porque dejaron de atender al SEÑOR.
11
Fornicación, vino, y mosto quitan el corazón.
12
Mi pueblo a su madero pregunta, y su palo le responde, porque espíritu de fornicaciones lo engañó, y fornicaron debajo de sus dioses.
13
Sobre las cabezas de los montes sacrificaron, e incensaron sobre los collados, debajo de las encinas, álamos, y olmos que tuvieran buena sombra;
por tanto, vuestras hijas fornicarán, y adulterarán vuestras nueras.
14
No visitaré sobre vuestras hijas cuando fornicaren, ni sobre vuestras nueras cuando adulteraren, porque ellos ofrecen con las rameras, y con las prostitutas del culto pagano sacrifican;
por tanto, el pueblo sin entendimiento caerá.
15
Si fornicares , Israel, a lo menos que no sea culpable Judá;
y no entréis en Gilgal, ni subáis a Bet-avén;
ni juréis: Vive el SEÑOR.
16
Porque como becerra cerrera se apartó Israel, ¿los apacentará ahora el SEÑOR como a carneros en anchura?
17
Efraín es dado a ídolos;
déjalo.
18
Su bebida se corrompió;
fornicaron pertinazmente;
sus príncipes amaron los dones, vergonzosamente.
19
La ató el viento en sus alas, y de sus sacrificios serán avergonzados.