1
Y dirás en aquel día: Cantaré a ti, oh SEÑOR;
pues aunque te enojaste contra mí, tu furor se apartó, y me has consolado.
2
He aquí oh Dios, salud mía;
me aseguraré, y no temeré;
porque mi fortaleza y mi canción es JAH, el SEÑOR, el cual ha sido salud para mí.
3
Sacaréis aguas con gozo de las fuentes de la salud.
4
Y diréis en aquel día: Cantad al SEÑOR;
invocad su nombre.
Haced célebres en los pueblos sus obras.
Recordad como su nombre es engrandecido.
5
Cantad salmos al SEÑOR, porque ha hecho cosas magníficas;
sea sabido esto por toda la tierra.
6
Regocíjate y canta, oh Moradora de Sion;
porque grande es en medio de ti el Santo de Israel.