1
Carga de Tiro.
Aullad, naves de Tarsis, porque destruida es Tiro hasta no quedar casa, ni entrada;
de la tierra de Quitim es revelado a ellos.
2
Callad, moradores de la isla, mercader de Sidón, que pasando el mar te abastecían.
3
Su provisión era de las sementeras que crecen con las muchas aguas del Nilo, de la mies del río.
Fue también feria de gentiles.
4
Avergüénzate, Sidón, porque el mar, la fortaleza del mar habló, diciendo: Nunca estuve de parto, ni di a luz, ni crié jóvenes, ni levanté vírgenes.
5
Al llegar la noticia a Egipto, tendrán dolor de las nuevas de Tiro.
6
Pasaos a Tarsis;
aullad, moradores de la isla.
7
¿No era ésta vuestra ciudad alegre, su antigüedad de muchos días? Sus pies la llevarán a peregrinar lejos.
8
¿Quién decretó esto sobre Tiro, la coronada, cuyos negociantes eran príncipes, cuyos mercaderes eran los nobles de la tierra?
9
El SEÑOR de los ejércitos lo decretó, para envilecer la soberbia de toda gloria;
y para abatir todos los ilustres de la tierra.
10
Pásate, como río, de tu tierra, oh hija de Tarsis;
porque no tendrás ya más fortaleza.
11
Extendió su mano sobre el mar;
hizo temblar los reinos.
El SEÑOR mandó sobre Canaán que sus fuerzas sean debilitadas.
12
Y dijo: No te alegrarás más, oh tú, oprimida virgen hija de Sidón.
Levántate para pasar a Quitim y aun allí no tendrás reposo.
13
Mira, la tierra de los Caldeos.
Este pueblo no era antes;
Assur la fundó para los que habitaban en el desierto;
levantaron sus fortalezas, edificaron sus palacios;
él la convirtió en ruinas.
14
Aullad, naves de Tarsis;
porque destruida es vuestra fortaleza.
15
Y acontecerá en aquel día, que Tiro será puesta en olvido por setenta años, como días de un rey.
Después de los setenta años, cantará Tiro canción como de ramera.
16
Toma arpa, y rodea la ciudad, oh ramera olvidada;
haz buena melodía, reitera la canción, para que tornes en memoria.
17
Y acontecerá, que al fin de los setenta años visitará el SEÑOR a Tiro;
y se tornará a su ganancia;
y otra vez fornicará con todos los reinos de la tierra sobre la faz de la tierra.
18
Mas su negociación, y su ganancia será consagrada al SEÑOR;
no se guardará ni se atesorará, porque su negociación será para los que estuvieren delante del SEÑOR, para que coman hasta saciarse, y vistan honradamente.