1
En aquel día el SEÑOR visitará con su espada dura, grande y fuerte, sobre el leviatán, serpiente huidora, y sobre el leviatán serpiente retuerta;
y matará al dragón que está en el mar.
2
En aquel día cantad de la viña del vino rojo.
3
Yo, el SEÑOR, la guardo, cada momento la regaré;
la guardaré de noche y de día, para que el enemigo no la visite.
4
No hay en mí enojo.
¿Quién pondrá contra mí en batalla espinas y cardos? Yo los hollaré, los quemaré juntamente.
5
¿O quién forzará mi fortaleza? Haga conmigo paz, sí, haga paz conmigo.
6
Días vendrán cuando Jacob echará raíces, florecerá y echará renuevos Israel, y la faz del mundo se llenará de fruto.
7
¿Acaso ha sido herido como quien lo hirió? ¿O ha sido muerto como los que lo mataron?
8
Con medida la castigarás en sus vástagos.
El reprime su recio viento en el día del aire solano.
9
Por tanto, de esta manera pues, será purgada la iniquidad de Jacob;
y éste será todo el fruto, la remoción de su pecado;
cuando tornare todas las piedras del altar, como piedras de cal desmenuzadas, para que no se levanten los bosques, ni las imágenes del sol.
10
De otra manera la ciudad fortalecida será asolada;
la morada será desamparada, y dejada como un desierto;
allí se apacentará el becerro, allí tendrá su majada, y acabará sus ramas.
11
Cuando sus ramas se secaren, serán quebradas, mujeres vendrán a encenderla;
porque aquel no es pueblo de entendimiento.
Por tanto su Hacedor no tendrá de él misericordia, ni se compadecerá de él el que lo formó.
12
Y acontecerá en aquel día, que herirá el SEÑOR desde el álveo del río Eufrates hasta el río de Egipto, y vosotros, hijos de Israel, seréis ayuntados uno a uno.
13
Acontecerá también en aquel día, que habrá tañido con gran voz de shofar;
y vendrán los que habían sido esparcidos en la tierra de Asiria, y los que habían sido echados en tierra de Egipto, y adorarán al SEÑOR en el Monte santo, en Jerusalén.