1
¡Ay de los hijos que se apartan, dice el SEÑOR, para hacer consejo, y no de mí, para cubrirse con cobertura, y no por mi Espíritu, añadiendo pecado a pecado!
2
Parten para descender a Egipto, y no han preguntado palabra de mi boca, para fortificarse con la fuerza de Faraón, y poner su esperanza en la sombra de Egipto.
3
Mas la fortaleza de Faraón se os tornará en vergüenza;
y la esperanza en la sombra de Egipto en confusión.
4
Cuando estarán sus príncipes en Zoán, y sus embajadores vinieron a Hanes,
5
Todos se avergonzarán con el pueblo que no les aprovechará, ni les ayudará, ni les traerá provecho;
antes les será para vergüenza, y aun para confusión.
6
Carga de las bestias del Mediodía.
Por tierra de aflicción y de angustia.
Leones y leonas en ella.
Basilisco y áspid volador, llevado sobre hombros de bestias sus riquezas, y sus tesoros sobre corcovas de camellos, a pueblo que no les aprovechará.
7
Ciertamente Egipto en vano e inútilmente dará ayuda;
por tanto yo le di voces, que su fortaleza sería estarse quietos.
8
Ve, pues, ahora, y escribe esta visión en una tabla delante de ellos;
y asiéntala en un libro, para que quede hasta el día postrero, para siempre, por todos los siglos.
9
Que este pueblo es rebelde, hijos mentirosos, hijos que no quisieron oír la ley del SEÑOR;
10
Que dicen a los que ven: No veáis;
y a los profetas: No nos profeticéis lo recto, decidnos cosas halagüeñas, profetizad errores.
11
Dejad el camino, apartaos de la senda, haced apartar de nuestra presencia al Santo de Israel.
12
Por tanto, el Santo de Israel dice así: Porque desechasteis esta palabra, y confiasteis en violencia, y en perversidad, y sobre éstas edificasteis,
13
por tanto, esta iniquidad os será como pared abierta que se va a caer, y como corcova en muro alto, cuya caída viene súbita y repentinamente.
14
Y vuestro quebrantamiento, será como quebrantamiento de vaso de alfarero, que sin misericordia lo hacen pedazos;
ni entre los pedazos se halla un tiesto para traer fuego del hogar, o para coger agua de un pozo.
15
Porque así dijo el Señor DIOS, el Santo de Israel: En descanso y en reposo seréis salvos;
en quietud y en confianza será vuestra fortaleza;
y no quisisteis,
16
Mas dijisteis: No, antes huiremos en caballos.
Por tanto vosotros huiréis.
Sobre corceles ligeros cabalgaremos;
por tanto, serán más ligeros vuestros perseguidores.
17
Un millar huirá a la amenaza de uno;
a la amenaza de cinco huiréis vosotros todos;
hasta que quedéis como mástil en la cumbre del monte;
y como bandera de ejemplo sobre alguna colina.
18
Por tanto, el SEÑOR os esperará para tener misericordia de vosotros, y por tanto será ensalzado teniendo de vosotros misericordia;
porque el SEÑOR es Dios de juicio;
bienaventurados todos los que a él esperan.
19
Ciertamente el pueblo morará en Sion, en Jerusalén;
nunca más llorarás;
el que tiene misericordia tendrá misericordia de ti;
al oír la voz de tu clamor te responderá.
20
Mas el Señor os dará pan de congoja y agua de angustia;
tu lluvia nunca más te será quitada, mas tus ojos verán tu lluvia.
21
Entonces tus oídos oirán a tus espaldas palabra que diga: Este es el camino, andad por él;
para que no echéis a la mano derecha, y para que no echéis a la mano izquierda.
22
Entonces profanarás la cobertura de tus esculturas de plata, y la protección de tu vaciadizo de oro;
las apartarás como trapo de menstruo;
¡Sal fuera! les dirás.
23
Entonces dará lluvia a tu sementera, cuando sembrares la tierra;
y pan del fruto de la tierra;
y será fértil y grueso;
y tus ganados en aquel tiempo serán apacentados en anchas dehesas.
24
Tus bueyes y tus asnos que labran la tierra, comerán grano limpio, el cual será aventado con pala y zaranda.
25
Y sobre todo monte alto, y sobre todo collado subido, habrá ríos, y corrientes de aguas, el día de la gran matanza, cuando caerán las torres.
26
Y la luz de la luna será como la luz del Sol;
y la luz del Sol siete veces mayor, como la luz de siete días, el día que soldará el SEÑOR la quebradura de su pueblo, y curará la llaga de su herida.
27
He aquí que el nombre del SEÑOR viene de lejos: su rostro encendido, y grave de sufrir;
sus labios llenos de ira;
y su lengua, como fuego que consume.
28
Y su Espíritu, como arroyo que sale de madre, partirá hasta el cuello, para zarandear a los gentiles con criba de vanidad;
y poner freno que les haga errar en las quijadas de los pueblos.
29
Vosotros tendréis canción, como en la noche en la cual se celebra Pascua;
y alegría de corazón, como el que va con flauta, para venir al Monte del SEÑOR, al Fuerte de Israel.
30
Y el SEÑOR hará oír la potencia de su voz;
y hará ver el descender de su brazo, con furor de rostro, y llama de fuego consumidor, con dispersión, con avenida, y piedra de granizo.
31
Porque Assur, que hirió con palo, con la voz del SEÑOR será quebrantado.
32
Y en todo mal paso habrá báculo, que el SEÑOR hará hincar sobre él con tamboriles y vihuelas;
y con fuerza del cielo peleará contra ella.
33
Porque Tofet está diputada desde ayer para el rey de Babilonia, también está aparejada;
la cual ahondó y ensanchó su hoguera de fuego, y mucha leña.
El soplo del SEÑOR, como arroyo de azufre, que la encienda.