1
¡Ay de los que descienden a Egipto por ayuda;
y confían en caballos;
y en carros ponen su esperanza, porque son muchos;
y en caballeros, porque son valientes;
y no miraron al Santo de Israel, ni buscaron al SEÑOR!
2
Mas él también es sabio, para guiar el mal, ni hará mentirosas sus palabras.
Se levantará, pues, contra la casa de los malignos, y contra el auxilio de los obradores de iniquidad.
3
Y el egipcio hombre es, no Dios;
y sus caballos carne, y no espíritu, de manera que al extender el SEÑOR su mano, caerá el ayudador, y caerá el ayudado, y todos ellos desfallecerán a una.
4
Porque el SEÑOR me dijo a mí de esta manera: Como el león, y el cachorro del león, brama sobre su presa, contra el cual, si se llega cuadrilla de pastores, no temerá por sus voces, ni se acobardará por el tropel de ellos;
así el SEÑOR de los ejércitos descenderá a pelear por el Monte de Sion, y por su collado.
5
Como las aves que vuelan, así amparará el SEÑOR de los ejércitos a Jerusalén, amparando, librando, pasando, y salvando.
6
Convertíos a aquel contra quien os habéis profundamente rebelado, oh hijos de Israel.
7
Porque en aquel día arrojará el hombre los ídolos de su plata, y los ídolos de su oro, que os hicieron vuestras manos como pecado.
8
Entonces caerá el Assur por espada no de varón;
y espada, no de hombre lo consumirá;
y huirá de la presencia de la espada, y sus jóvenes desmayarán.
9
Y de miedo se pasará a su fortaleza;
y sus príncipes tendrán pavor de la bandera, dice el SEÑOR, a quien hay fuego en Sion, y a quien hay horno en Jerusalén.