1
¡Ay de ti, que saqueas, y nunca fuiste saqueado;
el que haces deslealtad, y que nadie la hizo contra ti! Cuando acabares de saquear, serástambién saqueado;
y cuando acabares de hacer deslealtad, se hará también contra ti.
2
Oh SEÑOR, ten misericordia de nosotros, a ti esperamos;
tú que fuiste fortaleza de su pueblo al principio, sé también nuestra salud en tiempo de la tribulación.
3
Los pueblos huyeron de la voz del estruendo;
los gentiles fueron esparcidos, cuando tú te levantas contra ellos.
4
Mas vuestra presa será cogida como cuando cogen las orugas;
correrá sobre ellos como de una a otra parte corren las langostas.
5
Será ensalzado el SEÑOR, el cual mora en las alturas;
porque llenó a Sion de juicio y de justicia.
6
Y reinarán en tus tiempos la sabiduría y la ciencia, y la fuerza de la salvación;
el temor del SEÑOR será su tesoro.
7
He aquí, que sus embajadores darán voces afuera, los mensajeros de paz llorarán amargamente.
8
Las calzadas serán deshechas;
cesaron los caminantes;
anuló la alianza, aborreció las ciudades, tuvo en nada los hombres.
9
Se enlutó, enfermó la tierra;
el Líbano se avergonzó, y fue cortado;
Sarón fue tornado como desierto.
Basán, y el Carmelo fueron sacudidos.
10
Ahora me levantaré, dice el SEÑOR;
ahora seré ensalzado, ahora seré engrandecido.
11
Concebisteis hojarascas, daréis a luz aristas;
el soplo de vuestro fuego os consumirá.
12
Y los pueblos serán como cal quemada, como espinas cortadas serán quemadas con fuego.
13
Oíd, los que estáis lejos, lo que he hecho;
y vosotros los cercanos, conoced mi potencia.
14
Los pecadores se asombraron en Sion, espanto sobrecogió a los hipócritas.
¿Quién de nosotros morará con el fuego consumidor? ¿Quién de nosotros habitará con las llamas eternas?
15
El que camina en justicia, el que habla rectitud, el que aborrece la ganancia de violencias, el que sacude sus manos de recibir soborno;
el que tapa su oreja, por no oír sangre;
el que aprieta sus ojos, por no ver cosa mala;
16
éste habitará en las alturas;
fortaleza de rocas será su lugar de acogimiento;
a éste se dará su pan, y sus aguas serán ciertas.
17
Tus ojos verán al Rey en su hermosura;
verán la tierra que está lejos.
18
Tu corazón imaginará el espanto, y dirá: ¿Qué es del escriba? ¿Qué es del pesador del tributo? ¿Qué es del que pone en lista las casas más insignes?
19
No verás a aquel pueblo espantable, pueblo de lengua oscura de entender, de lengua tartamuda, que no lo comprendas.
20
Verás a Sion, ciudad de nuestras solemnidades;
tus ojos verán a Jerusalén, morada de quietud;
tienda que no será desarmada, ni sus estacas serán arrancadas, ni ninguna de sus cuerdas será rota.
21
Porque ciertamente allí será fuerte a nosotros el SEÑOR, lugar de riberas, de arroyos muy anchos, por el cual no andará galera, ni por él pasará gran navío.
22
Porque el SEÑOR será nuestro juez, el SEÑOR será nuestro dador de leyes, el SEÑOR será nuestro rey, él mismo nos salvará.
23
Tus cuerdas se aflojaron;
no afirmaron su mástil, ni entesaron la vela;
se repartirá presa de muchos despojos;
hasta los cojos arrebatarán presa.
24
No dirá el morador: Estoy enfermo;
el pueblo que morare en ella, será absuelto de iniquidad.