1
Alégrate, oh estéril, la que no daba a luz: levanta canción, y da voces de júbilo, la que nunca estuvo de parto;
porque más serán los hijos de la dejada, que los de la casada, dijo el SEÑOR.
2
Ensancha el sitio de tu cabaña, y las cortinas de tus tiendas sean extendidas, no seas escasa;
alarga tus cuerdas, y fortifica tus estacas.
3
Porque a la mano derecha y a la mano izquierda has de crecer;
y tu simiente heredará gentiles, y habitarán las ciudades asoladas.
4
No temas, que no serás avergonzada;
y no te avergüences, que no serás afrentada;
antes te olvidarás de la vergüenza de tu juventud, y de la afrenta de tu viudez no tendrás más memoria.
5
Porque tu marido será tu Hacedor;
el SEÑOR de los ejércitos es su nombre;
y tu Redentor, el Santo de Israel, Dios de toda la tierra será llamado.
6
Porque como a mujer dejada y triste de espíritu te llamó el SEÑOR;
y como a mujer joven que es repudiada, dijo el Dios tuyo.
7
Por un pequeño momento te dejé;
mas te recogeré con grandes misericordias.
8
Con un poco de ira escondí mi rostro de ti por un momento;
mas con misericordia eterna tendré compasión de ti, dijo tu Redentor, el SEÑOR.
9
Porque esto me será como las aguas de Noé, que juré que nunca más las aguas de Noé pasarían sobre la tierra;
así también juré que no me enojaré mas contra ti, ni te reprenderé.
10
Porque los montes se moverán, y los collados temblarán;
mas no se apartará de ti mi misericordia, ni el pacto de mi paz vacilará, dijo el SEÑOR, el que tiene misericordia de ti.
11
Pobre, fatigada con tempestad, sin consuelo, he aquí que yo cimentaré tus piedras sobre carbunclo;
y sobre zafiros te fundaré.
12
Tus ventanas pondré de piedras preciosas, tus puertas de piedras de carbunclo, y todo tu término de piedras de gran precio.
13
Y todos tus hijos serán enseñados del SEÑOR;
y multiplicará la paz de tus hijos.
14
Con justicia serás adornada;
estarás lejos de opresión, porque no la temerás;
y de temor, porque no se acercará a ti.
15
Si alguno conspirare contra ti, será sin mí;
el que contra ti conspirare, delante de ti caerá.
16
He aquí que yo crié al herrero, que sopla las ascuas en el fuego, y que saca la herramienta para su obra;
y yo crié al destruidor para destruir.
17
Toda herramienta que fuere fabricada contra ti, no prosperará;
y tú condenarás toda lengua que se levantare contra ti en juicio.
Esta es la heredad de los siervos del SEÑOR, y su justicia de por mí, dijo el SEÑOR.