1
Levántate, resplandece;
que viene tu lumbre, y la gloria del SEÑOR ha nacido sobre ti.
2
Que he aquí, que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad los pueblos;
y sobre ti nacerá el SEÑOR, y sobre ti será vista su gloria.
3
Y andarán los gentiles a tu lumbre, y los reyes al resplandor de tu nacimiento.
4
Alza tus ojos en derredor, y mira, todos éstos se han juntado, vinieron a ti;
tus hijos vendrán de lejos, y tus hijas sobre el lado serán criadas.
5
Entonces verás, y resplandecerás;
y se maravillará y ensanchará tu corazón, que se haya vuelto a ti la multitud del mar, que la fortaleza de los gentiles haya venido a ti.
6
Multitud de camellos te cubrirá, dromedarios de Madián y de Efa;
vendrán todos los de Seba;
traerán oro e incienso, y publicarán alabanzas del SEÑOR.
7
Todo el ganado de Cedar será juntado para ti;
carneros de Nebaiot te serán servidos;
serán ofrecidos con gracia sobre mi altar, y glorificaré la Casa de mi gloria.
8
¿Quiénes son éstos que vuelan como nubes, y como palomas a sus ventanas?
9
Porque a mí esperarán las islas, y las naves de Tarsis desde el principio, para traer tus hijos de lejos, su plata, y su oro con ellos, al nombre del SEÑOR tu Dios, y al Santo de Israel, que te ha glorificado.
10
Y los hijos de los extranjeros edificarán tus muros, y sus reyes te servirán;
porque en mi ira te herí, mas en mi buena voluntad tendré de ti misericordia.
11
Tus puertas estarán de continuo abiertas;
no se cerrarán de día ni de noche, para que sea traída a ti fortaleza de gentiles, y sus reyes guiados.
12
Porque la gente o el reino que no te sirviere, perecerá;
y del todo serán asolados.
13
La gloria del Líbano vendrá a ti, hayas, pinos, y bojes juntamente, para honrar el lugar de mi Santuario;
y yo honraré el lugar de mis pies.
14
Y vendrán a ti humillados los hijos de los que te afligieron;
y a las pisadas de tus pies se encorvarán todos los que te escarnecían, y te llamarán Ciudad del SEÑOR, Sion del Santo de Israel.
15
En lugar de que has sido desechada y aborrecida, y que no había quien por ti pasara, te pondré en gloria eterna, en gozo de generación y generación.
16
Y mamarás la leche de los gentiles, el pecho de los reyes mamarás;
y conocerás que yo soy el SEÑOR, el Salvador tuyo, y Redentor tuyo, el Fuerte de Jacob.
17
Por el bronce traeré oro, y por hierro plata, y por madera bronce, y por las piedras hierro;
y pondré paz por tu gobierno, y justicia por tus opresores.
18
Nunca más se oirá en tu tierra violencia, destrucción y quebrantamiento en tus términos;
mas a tus muros llamarás Salud, y a tus puertas Alabanza.
19
El sol nunca más te servirá de luz para el día, ni el resplandor de la luna te alumbrará;
mas te será el SEÑOR por luz perpetua, y por tu gloria el Dios tuyo.
20
No se pondrá jamás tu sol, ni menguará tu luna;
porque te será el SEÑOR por perpetua luz, y los días de tu luto serán acabados.
21
Y tu pueblo, todos ellos serán justos, para siempre heredarán la tierra;
serán renuevos de mi plantío, obra de mis manos, para glorificarme.
22
El pequeño será por mil;
el menor, por gente fuerte.
Yo, el SEÑOR, a su tiempo haré que esto sea presto.