1
Fui buscado de los que no preguntaban por mí;
fui hallado de los que no me buscaban.
Dije a gente que no invocaba mi nombre: Heme aquí, heme aquí.
2
Extendí mis manos todo el día a pueblo rebelde, el cual anda por camino no bueno, en pos de sus pensamientos;
3
pueblo, que en mi cara me provoca de continuo a ira, sacrificando en huertos, y haciendo perfume sobre ladrillos.
4
Que se quedan a dormir en los sepulcros, y en los desiertos tienen la noche;
que comen carne de puerco, y en sus ollas hay caldo de cosas inmundas;
5
que dicen: Estate en tu lugar, no te llegues a mí, que soy más santo que tú.
Estos son humo en mi furor, fuego que arde todo el día.
6
He aquí, que escrito está delante de mí;
no callaré, antes daré, y pagaré en su seno.
7
Por vuestras iniquidades, y las iniquidades de vuestros padres juntamente, dice el SEÑOR: que hicieron perfume sobre los montes, y sobre los collados me afrentaron;
por tanto, yo les mediré su obra antigua en su seno.
8
Así dijo el SEÑOR: Como si alguno hallara mosto en un racimo, y dijera: No lo eches a mal, que bendición hay en él;
así haré yo por mis siervos, que no lo echaré a perder todo.
9
Mas sacaré simiente de Jacob, y de Judá heredero de mis montes;
y mis escogidos poseerán por heredad la tierra, y mis siervos habitarán allí.
10
Y será Sarón para habitación de ovejas, y el valle de Acor para majada de vacas a mi pueblo, que me buscó.
11
Mas vosotros que dejáis al SEÑOR, que olvidáis el monte de mi santidad, que ponéis mesa a la fortuna, y suministráis libaciones para el destino;
12
yo también os destinaré a la espada, y todos vosotros os arrodillaréis al degolladero, por cuanto llamé, y no respondisteis;
hablé, y no oísteis;
sino que hicisteis lo malo delante de mis ojos, y escogisteis lo que a mí me desagrada.
13
Por tanto, así dijo el Señor DIOS: He aquí que mis siervos comerán, y vosotros tendréis hambre.
He aquí que mis siervos beberán, y vosotros tendréis sed;
he aquí, que mis siervos se alegrarán, y vosotros seréis avergonzados;
14
he aquí, que mis siervos jubilarán por la alegría del corazón, y vosotros clamaréis por el dolor del corazón, y por el quebrantamiento de espíritu aullaréis.
15
Y dejaréis vuestro nombre por maldición a mis escogidos, y el Señor DIOS te matará, y a sus siervos llamará por otro nombre.
16
El que se echare bendición en la tierra, en el Dios de verdad se bendecirá;
y el que jurare en la tierra, por el Dios de verdad jurará;
porque las angustias primeras serán olvidadas, y serán cubiertas de mis ojos.
17
Porque he aquí, que yo creo nuevos cielos y nueva tierra.
De lo primero no habrá memoria, ni más vendrá al pensamiento.
18
Mas os gozaréis y os alegraréis por siglo de siglo en las cosas que yo crearé: porque he aquí, que yo creo a Jerusalén alegría, y a su pueblo gozo.
19
Y me alegraré con Jerusalén, y me gozaré con mi pueblo;
y nunca más se oirán en ella voz de lloro, ni voz de clamor.
20
No habrá más allí niño de días, ni viejo que sus días no cumpla;
porque el niño morirá de cien años;
y al que de cien años pecare, será maldito.
21
Y edificarán casas, y morarán;
plantarán viñas, y comerán el fruto de ellas.
22
No edificarán, y otro morará;
no plantarán, y otro comerá, porque según los días de los árboles serán los días de mi pueblo, y mis escogidos perpetuarán las obras de sus manos.
23
No trabajarán en vano, ni darán a luz con miedo, porque sus partos son simiente de los benditos del SEÑOR, y sus descendientes estarán con ellos.
24
Y será que antes que clamen, yo oiré;
aún estando ellos hablando, yo oiré.
25
El lobo y el cordero serán apacentados juntos, y el león comerá paja como el buey;
y a la serpiente el polvo será su comida;
no afligirán, ni harán mal en todo mi santo monte, dijo el SEÑOR.