1
Estos, pues, son los gentiles que dejó el SEÑOR para probar con ellos a Israel, a todos aquellos que no habían conocido todas las guerras de Canaán;
2
solamente los dejó para que el linaje de los hijos de Israel conociera, y para enseñarlos en la guerra, solamente a los que antes no la habían conocido:
3
Cinco cardinales de los filisteos, y todos los cananeos, y los sidonios, y los heveos que habitaban en el monte Líbano, desde el monte de Baal-hermón hasta llegar a Hamat.
4
Estos, pues, fueron dejados para probar por ellos a Israel, para saber si escucharían los mandamientos del SEÑOR, que él había mandado a sus padres por mano de Moisés.
5
Y como los hijos de Israel habitaban entre los cananeos, heteos, amorreos, ferezeos, heveos, y jebuseos,
6
tomaron de sus hijas por mujeres, y dieron sus hijas a los hijos de ellos, y sirvieron a sus dioses.
7
Hicieron, pues, los hijos de Israel lo malo ante los ojos del SEÑOR;
y olvidados del SEÑOR su Dios, sirvieron a los baales, y a los bosques.
8
¶ Y la saña del SEÑOR se encendió contra Israel, y los vendió en manos de Cusan-risataim rey de Mesopotamia;
y sirvieron los hijos de Israel a Cusan-risataim ocho años.
9
Y clamaron los hijos de Israel al SEÑOR;
y el SEÑOR despertó un salvador a los hijos de Israel y los libró;
es a saber, a Otoniel hijo de Cenaz, hermano menor de Caleb.
10
Y el Espíritu del SEÑOR vino sobre él, y juzgó a Israel, y salió a la batalla, y el SEÑOR entregó en su mano a Cusan-risataim, rey de Siria, y prevaleció su mano contra Cusan-risataim.
11
Y reposó la tierra cuarenta años;
y murió Otoniel, hijo de Cenaz.
12
¶ Y volvieron los hijos de Israel a hacer lo malo ante los ojos del SEÑOR;
y el SEÑOR esforzó a Eglón rey de Moab contra Israel, por cuanto habían hecho lo malo ante los ojos del SEÑOR.
13
Y juntó consigo a los hijos de Amón y de Amalec, y fue, e hirió a Israel, y tomó la ciudad de las palmas.
14
Y sirvieron los hijos de Israel a Eglón rey de los moabitas dieciocho años.
15
Y clamaron los hijos de Israel al SEÑOR;
y el SEÑOR les despertó un salvador, a Aod, hijo de Gera, hijo de Jemini, el cual tenía cerrada la mano derecha.
Y los hijos de Israel enviaron con él un presente a Eglón rey de Moab.
16
Y Aod se había hecho un cuchillo de dos filos, de un codo de largo;
y se lo ciñó debajo de sus vestidos sobre su muslo derecho.
17
Y le ofreció el presente a Eglón rey de Moab;
y era Eglón hombre muy grueso.
18
Y luego que acabó de ofrecer el presente, despidió al pueblo que lo había traído.
19
Mas él se volvió desde los ídolos que están en Gilgal, y dijo: Rey, una palabra secreta tengo que decirte.
El entonces dijo: Calla.
Y salieron de delante de él todos los que estaban con él.
20
Y se llegó Aod a él, el cual estaba sentado solo en una sala de verano.
Y Aod dijo: Tengo palabra de Dios para ti.
El entonces se levantó de la silla.
21
Mas Aod estiró su mano izquierda, y tomó el cuchillo de su lado derecho, y se lo metió por el vientre;
22
de tal manera que la empuñadura entró también tras la hoja, y la grosura encerró la hoja, que él no sacó el cuchillo de su vientre;
y salió el estiércol.
23
Y saliendo Aod al patio, cerró tras sí las puertas de la sala con la llave.
24
Y salido él, vinieron sus siervos, los cuales viendo las puertas de la sala cerradas, dijeron: Por ventura él cubre sus pies en la sala de verano.
25
Y habiendo esperado hasta estar confusos, pues él no abría las puertas de la sala, tomaron la llave y abrieron;
y he aquí su señor caído en tierra muerto.
26
Mas entre tanto que ellos se detuvieron, Aod se escapó, y pasando los ídolos, se salvó en Seirat.
27
Y entrando, tocó el shofar en el monte de Efraín, y los hijos de Israel descendieron con él del monte, y él iba delante de ellos.
28
Entonces él les dijo: Seguidme, porque el SEÑOR ha entregado vuestros enemigos los moabitas en vuestras manos.
Y descendieron en pos de él, y tomaron los vados del Jordán a Moab, y no dejaron pasar a ninguno.
29
Y en aquel tiempo hirieron de los moabitas como diez mil hombres, todos gruesos y todos hombres de guerra;
no escapó varón.
30
Y Moab fue sujetado aquel día bajo la mano de Israel;
y reposó la tierra ochenta años.
31
Después de él fue Samgar hijo de Anat, el cual hirió a seiscientos hombres de los filisteos con una aguijada de bueyes;
y él también salvó a Israel.