1
Y me dijo el SEÑOR: Si Moisés y Samuel se pusieran delante de mí, mi voluntad no será con este pueblo;
échalos de delante de mí, y salgan.
2
Y será que si te preguntaren: ¿A dónde saldremos? Les dirás: Así dijo el SEÑOR: El que a muerte, a muerte;
el que a espada, a espada;
el que a hambre, a hambre;
y el que a cautividad, a cautividad.
3
Y visitaré sobre ellos cuatro géneros de males, dijo el SEÑOR: espada para matar, y perros para despedazar, y aves del cielo y bestias de la tierra, para devorar y para disipar.
4
Y los entregaré para que sean zarandeados por todos los reinos de la tierra, a causa de Manasés hijo de Ezequías rey de Judá, por lo que hizo en Jerusalén.
5
Porque ¿quién tendrá compasión de ti, oh Jerusalén? ¿O quién se entristecerá por tu causa? ¿O quién ha de venir a preguntar por tu paz?
6
Tú me dejaste, dice el SEÑOR, atrás te volviste;
por tanto, yo extendí sobre ti mi mano, y te eché a perder;
estoy cansado de arrepentirme.
7
Y los aventé con aventador hasta las puertas de la tierra;
desahijé, desperdicié mi pueblo;
no se tornaron de sus caminos.
8
Sus viudas se me multiplicaron más que la arena del mar;
traje contra ellos destruidor a mediodía sobre la compañía de jóvenes;
hice caer sobre ella de repente ciudad de enemigos y terrores.
9
Se enflaqueció la que dio a luz siete;
se llenó de dolor su alma;
su sol se le puso siendo aún de día;
se avergonzó y se llenó de confusión;
y lo que de ella quedare, lo entregaré a espada delante de sus enemigos, dijo el SEÑOR.
10
¡Ay de mí, madre mía, que me has engendrado hombre de contienda y hombre de discordia a toda la tierra! Nunca les di a interés, ni lo tomé de ellos;
y todos me maldicen.
11
Dijo el SEÑOR: De cierto tus reliquias serán en bien;
de cierto haré que el enemigo te salga a recibir en el tiempo trabajoso, y en el tiempo de angustia.
12
¿Por ventura el hierro quebrará al hierro de la parte del aquilón, y al bronce?
13
Tus riquezas y tus tesoros daré a despojo sin ningún precio, por todos tus pecados, y en todos tus términos;
14
y te haré servir a tus enemigos en tierra que no conoces;
porque fuego es encendido en mi furor, y arderá sobre vosotros.
15
Tú lo sabes, oh SEÑOR;
acuérdate de mí, y visítame, y véngame de mis enemigos.
No me tomes a tu cargo en la prolongación de tu enojo;
sepas que sufro vergüenza a causa de ti.
16
Se hallaron tus palabras, y yo las comí;
y tu palabra me fue por gozo y por alegría de mi corazón;
porque tu nombre se llamó sobre mí, oh SEÑOR Dios de los ejércitos.
17
No me senté en compañía de burladores, ni me engreí a causa de tu profecía;
me senté solo, porque me llenaste de indignación.
18
¿Por qué fue perpetuo mi dolor, y mi herida desahuciada no admitió cura? Eres conmigo como mentiroso, como aguas que no son fieles.
19
Por tanto, así dijo el SEÑOR: Si te convirtieres, yo te convertiré, y delante de mí estarás;
y si sacares lo precioso de lo vil, serás como mi boca.
Conviértanse ellos a ti, y tú no te conviertas a ellos.
20
Y te daré a este pueblo por fuerte muro de bronce, y pelearán contra ti, y no te vencerán;
porque yo estoy contigo para guardarte y para defenderte, dijo el SEÑOR.
21
Y te libraré de la mano de los malos, y te rescataré de la mano de los fuertes.