1
Así dijo el SEÑOR: Ve, y compra una vasija de barro del alfarero, y lleva contigo alguno de los ancianos del pueblo, y de los ancianos de los sacerdotes;
2
y saldrás al valle de Ben-Hinom, que está a la entrada de la puerta oriental, y publicarás allí las palabras que yo te hablaré.
3
Dirás pues: Oíd palabra del SEÑOR, oh reyes de Judá, y moradores de Jerusalén.
Así dice el SEÑOR de los ejércitos, Dios de Israel: He aquí que yo traigo mal sobre este lugar, tal que quien lo oyere, le retiñan los oídos.
4
Porque me dejaron, y enajenaron este lugar, y ofrecieron en él perfumes a dioses ajenos, los cuales no habían ellos conocido, ni sus padres, ni los reyes de Judá;
y llenaron este lugar de sangre de inocentes;
5
y edificaron lugares altos a Baal, para quemar con fuego a sus hijos en holocaustos al mismo Baal;
cosa que no les mandé, ni hablé, ni me vino al pensamiento.
6
Por tanto, he aquí vienen días, dijo el SEÑOR, que este lugar no se llamará más Tofet, ni Valle de Ben-Hinom, sino Valle de la Matanza.
7
Y desvaneceré el consejo de Judá y de Jerusalén en este lugar;
y les haré que caigan a espada delante de sus enemigos, y en las manos de los que buscan sus almas;
y daré sus cuerpos para comida de las aves del cielo y de las bestias de la tierra;
8
y pondré a esta ciudad por espanto y silbo;
todo aquel que pasare por ella se maravillará, y silbará sobre todas sus plagas.
9
Y les haré comer la carne de sus hijos y la carne de sus hijas;
y cada uno comerá la carne de su amigo, en el cerco y en el apuro con que los estrecharán sus enemigos y los que buscan sus almas.
10
Y quebrarás la vasija ante los ojos de los varones que van contigo,
11
y les dirás: Así dijo el SEÑOR de los ejércitos: Así quebraré a este pueblo y a esta ciudad, como quien quiebra un vaso de barro, que no se puede más restaurar;
y en Tofet se enterrarán, porque no habrá otro lugar para enterrar.
12
Así haré a este lugar, dice el SEÑOR, y a sus moradores, poniendo esta ciudad como Tofet.
13
Y las casas de Jerusalén, y las casas de los reyes de Judá, serán como el lugar de Tofet, inmundas, por todas las casas sobre cuyos tejados ofrecieron perfumes a todo el ejército del cielo, y vertieron libaciones a dioses ajenos.
14
Y volvió Jeremías de Tofet, adonde le envió el SEÑOR a profetizar, y se paró en el atrio de la Casa del SEÑOR, y dijo a todo el pueblo.
15
Así dijo el SEÑOR de los ejércitos, Dios de Israel: He aquí yo traigo sobre esta ciudad y sobre todas sus villas todo el mal que hablé contra ella;
porque han endurecido su cerviz, para no oír mis palabras.