1
Palabra que vino a Jeremías del SEÑOR, cuando el rey Sedequías envió a él a Pasur hijo de Malquías, y a Sofonías sacerdote, hijo de Maasías, que le dijeran:
2
Pregunta ahora por nosotros al SEÑOR;
porque Nabucodonosor rey de Babilonia hace guerra contra nosotros.
Por ventura el SEÑOR hará con nosotros según todas sus maravillas, y aquel se irá de sobre nosotros.
3
Y Jeremías les dijo: Diréis así a Sedequías:
4
Así dijo el SEÑOR Dios de Israel: He aquí yo vuelvo atrás las armas de guerra que están en vuestras manos, y con que vosotros peleáis con el rey de Babilonia;
y los caldeos que os tienen cercados fuera de la muralla, yo los juntaré en medio de esta ciudad.
5
Y pelearé contra vosotros con mano alzada y con brazo fuerte, y con furor, y enojo, e ira grande;
6
y heriré a los moradores de esta ciudad;
y los hombres y las bestias morirán de pestilencia grande.
7
Y después, así dijo el SEÑOR: entregaré a Sedequías rey de Judá, y a sus criados, y al pueblo, y a los que quedaren en la ciudad de la pestilencia, y de la espada, y del hambre, en mano de Nabucodonosor rey de Babilonia, y en mano de sus enemigos, y en mano de los que buscan sus almas;
y él los herirá a filo de espada;
no los perdonará, ni los recibirá a merced, ni tendrá de ellos misericordia.
8
Y a este pueblo dirás: Así dijo el SEÑOR: He aquí que yo pongo delante de vosotros camino de vida y camino de muerte.
9
El que se quedare en esta ciudad, morirá a espada, o de hambre, o pestilencia;
mas el que saliere, y se pasare a los caldeos que os tienen cercados, vivirá, y su alma le será por despojo.
10
Porque mi rostro he puesto contra esta ciudad para mal, y no para bien, dice el SEÑOR: en mano del rey de Babilonia será entregada, y la quemará a fuego.
11
Y a la casa del rey de Judá dirás: Oíd palabra del SEÑOR.
12
Casa de David, así dijo el SEÑOR: Juzgad de mañana juicio, y librad al oprimido de mano del opresor;
para que mi ira no salga como fuego, y se encienda, y no haya quien apague, por la maldad de vuestras obras.
13
He aquí yo contra ti, moradora del valle de la piedra de la llanura, dice el SEÑOR: los que decís: ¿Quién subirá contra nosotros? ¿Y quién entrará en nuestras moradas?
14
Yo os visitaré conforme al fruto de vuestras obras, dijo el SEÑOR, y haré encender fuego en su breña, y consumirá todo lo que está alrededor de ella.