1
¡Ay de los pastores que desperdician y derraman las ovejas de mi manada! Dijo el SEÑOR.
2
Por tanto, así dijo el SEÑOR Dios de Israel a los pastores que apacientan mi pueblo: Vosotros derramasteis mis ovejas, y las espantasteis, y no las habéis visitado;
he aquí yo visito sobre vosotros la maldad de vuestras obras, dijo el SEÑOR.
3
Y yo recogeré el resto de mis ovejas de todas las tierras adonde las eché, y las haré volver a sus moradas;
y crecerán, y se multiplicarán.
4
Y pondré sobre ellas pastores que las apacienten;
y no temerán más, ni se amedrentarán, ni serán menoscabadas, dijo el SEÑOR.
5
He aquí que vienen los días, dice el SEÑOR, y despertaré a David renuevo justo, y reinará Rey, el cual será dichoso, y hará juicio y justicia en la tierra.
6
En sus días será salvo Judá, e Israel habitará confiado;
y éste será su nombre que le llamarán: SEÑOR, JUSTICIA NUESTRA.
7
Por tanto, he aquí que vienen días, dijo el SEÑOR, y no dirán más: Vive el SEÑOR que hizo subir a los hijos de Israel de la tierra de Egipto;
8
sino: Vive el SEÑOR que hizo subir y trajo la simiente de la Casa de Israel de tierra del Aquilón, y de todas las tierras adonde los eché;
y habitarán en su tierra.
9
A causa de los profetas mi corazón está quebrantado en medio de mí, todos mis huesos tiemblan;
estuve como hombre borracho, y como hombre a quien dominó el vino, delante del SEÑOR, y delante de las palabras de su Santidad.
10
Porque la tierra está llena de adúlteros;
porque a causa del juramento la tierra está desierta;
las cabañas del desierto se secaron;
la carrera de ellos fue mala, y su fortaleza no derecha.
11
Porque así el profeta como el sacerdote son fingidos: aun en mi Casa hallé su maldad, dijo el SEÑOR.
12
Por tanto, como resbaladeros en oscuridad les será su camino;
serán empujados, y caerán en él;
porque yo traeré mal sobre ellos, año de su visitación, dice el SEÑOR.
13
Y en los profetas de Samaria vi locura: profetizaban en Baal, e hicieron errar a mi pueblo Israel.
14
Y en los profetas de Jerusalén vi torpezas;
cometían adulterios, y andaban por mentira, y esforzaban las manos de los malos, para que ninguno se convirtiera de su malicia;
me fueron todos ellos como los moradores de Sodoma, y sus moradores como Gomorra.
15
Por tanto, así dijo el SEÑOR de los ejércitos contra aquellos profetas: He aquí que yo les hago comer ajenjo, y les haré beber aguas de hiel;
porque de los profetas de Jerusalén salió la hipocresía sobre toda la tierra.
16
Así dijo el SEÑOR de los ejércitos: No escuchéis las palabras de los profetas que os profetizan;
os hacen desvanecer;
hablan visión de su corazón, no de la boca del SEÑOR.
17
Dicen atrevidamente a los que me aíran: El SEÑOR dijo: Paz tendréis;
y a cualquiera que anda tras la imaginación de su corazón, dijeron: No vendrá mal sobre vosotros.
18
Porque ¿quién estuvo en el secreto del SEÑOR, y vio, y oyó su palabra? ¿Quién estuvo atento a su palabra, y oyó?
19
He aquí que la tempestad del SEÑOR saldrá con furor;
y la tempestad que está aparejada, caerá sobre la cabeza de los malos.
20
No se apartará el furor del SEÑOR, hasta tanto que haya hecho, y hasta tanto que haya cumplido los pensamientos de su corazón;
en lo postrero de los días lo entenderéis con entendimiento.
21
No envié yo a aquellos profetas, y ellos corrían;
yo no les hablé, y ellos profetizaban.
22
Y si ellos hubieran estado en mi secreto, también hubieran hecho oír mis palabras a mi pueblo;
y les hubieran hecho volver de su mal camino, y de la maldad de sus obras.
23
¿Por ventura soy yo Dios de cerca solamente, dijo el SEÑOR, y no Dios de lejos?
24
¿Por ventura se ocultará alguno en escondrijos que yo no lo vea, dijo el SEÑOR? ¿No lleno yo el cielo y la tierra, dijo el SEÑOR?
25
Yo oí lo que aquellos profetas dijeron, profetizando mentira en mi nombre, diciendo: Soñé, soñé.
26
¿Hasta cuándo será esto en el corazón de los profetas que profetizan mentira, y que profetizan el engaño de su corazón?
27
¿No piensan cómo hacen a mi pueblo olvidarse de mi Nombre con sus sueños que cada uno cuenta a su compañero, tanto que sus padres se olvidaron de mi nombre por Baal?
28
El profeta con quien fuere el sueño, cuente el sueño;
y con el que fuere mi palabra, cuente mi palabra verdadera.
¿Qué tiene que ver la paja con el trigo? Dijo el SEÑOR.
29
¿Por ventura mi palabra no es como el fuego, dice el SEÑOR, y como martillo que quebranta la piedra?
30
Por tanto, he aquí yo estoy contra los profetas, dice el SEÑOR, que hurtan mis palabras cada uno de su más cercano.
31
He aquí, yo estoy contra los profetas, dice el SEÑOR, que endulzan sus lenguas, y dicen: El dijo.
32
He aquí, yo estoy contra los que profetizan sueños mentirosos, dice el SEÑOR y los contaron, e hicieron errar a mi pueblo con sus mentiras y con sus lisonjas, y yo no los envié, ni les mandé;
y ningún provecho hicieron a este pueblo, dijo el SEÑOR.
33
Y cuando te preguntare este pueblo, o el profeta, o el sacerdote, diciendo: ¿Qué es la carga del SEÑOR? Les dirás: ¿Qué carga? Os dejaré, dijo el SEÑOR.
34
Y el profeta, y el sacerdote, y el pueblo, que dijere: Carga del SEÑOR;
yo visitaré sobre tal hombre y sobre su casa.
35
Así diréis cada cual a su compañero, y cada cual a su hermano: ¿Qué respondió el SEÑOR, y qué habló el SEÑOR?
36
Y nunca más os vendrá a la memoria decir: Carga del SEÑOR;
porque la palabra de cada uno le será por carga;
pues pervertisteis las palabras del Dios viviente, del SEÑOR de los ejércitos, Dios nuestro.
37
Así dirás al profeta: ¿Qué te respondió el SEÑOR, y qué habló el SEÑOR?
38
Mas si dijereis: Carga del SEÑOR;
por eso así dijo el SEÑOR: Porque dijisteis esta palabra, Carga del SEÑOR, habiendo enviado a vosotros, diciendo: No digáis, Carga del SEÑOR;
39
por tanto, he aquí que yo os echaré en olvido, y os arrancaré de mi presencia, y a la ciudad que os di a vosotros y a vuestros padres;
40
y pondré sobre vosotros afrenta perpetua, y confusiones eternas que nunca las desarraiga el olvido.