1
Dicen: Si alguno dejare su mujer, y yéndose ésta de él se juntare a otro varón, ¿Por ventura volverá a ella más? ¿Por ventura no es ella tierra del todo amancillada? Tú, pues, has fornicado con muchos amigos;
mas vuélvete a mí, dijo el SEÑOR.
2
Alza tus ojos a los altos, y ve en qué lugar no te hayas publicado;
para ellos te sentabas en los caminos, como árabe en el desierto;
y con tus fornicaciones y con tu malicia has contaminado la tierra.
3
Por esta causa las aguas han sido detenidas, y faltó la lluvia de la tarde;
y has tenido frente de mala mujer, ni quisiste tener vergüenza.
4
A lo menos desde ahora, ¿no clamarás a mí, Padre mío, guiador de mi juventud?
5
¿Por ventura guardará su enojo para siempre? ¿Eternalmente lo guardará? He aquí que has hablado y hecho cuantas maldades pudiste.
6
Y me dijo el SEÑOR en días del rey Josías: ¿Has visto lo que ha hecho la rebelde Israel? Ella se va sobre todo monte alto y debajo de todo árbol umbroso, y allí fornica.
7
Y dije después que hizo todo esto: Vuélvete a mí;
mas no se volvió.
Y lo vio la rebelde su hermana Judá.
8
Que yo lo había visto;
que por todas estas causas en las cuales fornicó la rebelde Israel, yo la envié, y le di la carta de su repudio;
y no tuvo temor la rebelde Judá su hermana, sino que también fue ella y fornicó.
9
Y sucedió que por juzgar ella cosa liviana su fornicación, la tierra fue contaminada, y adulteró con la piedra y con el leño.
10
Y con todo esto, la rebelde su hermana Judá nunca se tornó a mí de todo su corazón, sino mentirosamente, dijo el SEÑOR.
11
Y me dijo el SEÑOR: Se ha justificado su alma la rebelde Israel en comparación de la desleal Judá.
12
Ve, y clama estas palabras hacia el aquilón, y di: Vuélvete, oh rebelde Israel, dijo el SEÑOR;
no haré caer mi ira sobre vosotros, porque Misericordioso soy, dijo el SEÑOR, ni guardaré para siempre el enojo.
13
Conoce, empero, tu iniquidad, porque contra el SEÑOR tu Dios te has rebelado, y tus caminos has derramado a los extraños debajo de todo árbol umbroso, y no oíste mi voz, dice el SEÑOR.
14
Convertíos, oh hijos rebeldes, dijo el SEÑOR, porque yo soy vuestro Señor, y yo os tomaré uno de una ciudad, y dos de una familia, y os introduciré en Sion;
15
Y os daré pastores según mi corazón, que os apacienten con ciencia y con inteligencia.
16
Y acontecerá, que cuando os multiplicareis y creciereis en la tierra, en aquellos días, dijo el SEÑOR, no se dirá más: Arca del Pacto del SEÑOR;
ni vendrá al pensamiento, ni se acordarán de ella, ni la visitarán, ni se hará más.
17
En aquel tiempo llamarán a Jerusalén: Trono del SEÑOR, y todos los gentiles se congregarán a ella en el nombre del SEÑOR en Jerusalén;
ni andarán más tras la dureza de su corazón malvado.
18
En aquellos tiempos irán de la Casa de Judá a la Casa de Israel.
Y vendrán juntamente de tierra del aquilón a la tierra que hice heredar a vuestros padres.
19
Pero yo dije: ¿Cómo te pondré por hijos, y te daré la tierra deseable, la heredad de codicia de los ejércitos de los gentiles? Y dije: Padre mío me llamarás, y no te apartarás de en pos de mí.
20
Mas como la mujer quiebra la fe de su compañero, así prevaricasteis contra mí, oh Casa de Israel, dijo el SEÑOR.
21
Voz sobre las alturas fue oída, llanto de los ruegos de los hijos de Israel;
porque han torcido su camino, del SEÑOR su Dios se han olvidado.
22
Convertíos, hijos rebeldes, sanaré vuestras rebeliones.
He aquí nosotros venimos a ti;
porqueeres el SEÑOR nuestro Dios.
23
Ciertamente vanidad son los collados, la multitud de los montes;
ciertamente en el SEÑOR nuestro Dios está la salvación de Israel.
24
Confusión consumió el trabajo de nuestros padres desde nuestra juventud;
sus ovejas, sus vacas, sus hijos y sus hijas.
25
Yacemos en nuestra confusión, y nuestra afrenta nos cubre, porque pecamos contra el SEÑOR nuestro Dios, nosotros y nuestros padres, desde nuestra juventud y hasta este día;
y no oímos la voz del SEÑOR nuestro Dios.