1
Palabra que vino a Jeremías, del SEÑOR el año décimo de Sedequías rey de Judá, que fue el año decimoctavo de Nabucodonosor.
2
Y entonces el ejército del rey de Babilonia tenía cercada a Jerusalén;
y el profeta Jeremías estaba preso en el patio de la guarda que estaba en la casa del rey de Judá.
3
Pues Sedequías rey de Judá lo había tomado preso, diciendo: ¿Por qué profetizasdiciendo: Así dijo el SEÑOR: He aquí yo entrego esta ciudad en mano del rey de Babilonia, y la tomará?
4
Y Sedequías rey de Judá no escapará de la mano de los caldeos, sino que de cierto será entregado en mano del rey de Babilonia, y hablará con él boca a boca, y sus ojos verán sus ojos,
5
y hará llevar a Sedequías a Babilonia, y allá estará hasta que yo le visite;
dijo el SEÑOR: si peleareis con los caldeos, no os sucederá bien?
6
Y dijo Jeremías: Palabra del SEÑOR vino a mí, diciendo:
7
He aquí que Hanameel, hijo de Salum tu tío, viene a ti, diciendo: Cómprame mi heredad que está en Anatot;
porquetienes derecho a ella para comprarla.
8
Y vino a mí Hanameel, hijo de mi tío, conforme a la palabra del SEÑOR, al patio de la guarda, y me dijo: Compra ahora mi heredad que está en Anatot, en tierra de Benjamín, porque tuyo es el derecho de la herencia, y a ti compete la redención;
cómprala para ti.
Entonces conocí que era palabra del SEÑOR.
9
Y compré la heredad de Hanameel, hijo de mi tío, la cual estaba en Anatot, y le pesé el dinero: siete siclos y diez monedas de plata.
10
Y escribí la carta, y la sellé, e hice atestiguar a testigos, y pesé el dinero con balanza.
11
Tomé luego la carta de venta, sellada según el derecho y costumbre, y el traslado abierto.
12
Y di la carta de venta a Baruc hijo de Nerías, hijo de Maasías, delante de Hanameel el hijo de mi tío, y delante de los testigos que habían suscrito en la carta de venta, delante de todos los judíos que estaban en el patio de la guarda.
13
Y di orden a Baruc delante de ellos, diciendo:
14
Así dijo el SEÑOR de los ejércitos, Dios de Israel: Toma estas cartas, esta carta de venta, la sellada, y ésta que es la carta abierta, y ponlas en un vaso de barro, para que se guarden muchos días.
15
Porque así dijo el SEÑOR de los ejércitos, Dios de Israel: Aún se comprarán y venderán casas, y heredades, y viñas en esta tierra.
16
Y después que di la carta de venta a Baruc hijo de Nerías, oré al SEÑOR, diciendo:
17
¡Oh Señor DIOS! He aquí que tú hiciste el cielo y la tierra con tu gran poder, y con tu brazo extendido, ni hay nada que se esconda;
18
que haces misericordia a millares, y vuelves la iniquidad de los padres en el seno de sus hijos después de ellos;
Dios grande, poderoso, el SEÑOR de los ejércitos es su Nombre;
19
grande en consejo, y magnífico en hechos, porque tus ojos están abiertos sobre todos los caminos de los hijos de los hombres, para dar a cada uno según sus caminos, y según el fruto de sus obras;
20
que pusiste señales y portentos en tierra de Egipto hasta este día, y en Israel, y en el hombre;
y te has hecho nombre cual es este día;
21
y sacaste tu pueblo Israel de tierra de Egipto con señales y portentos, y con mano fuerte y brazo extendido, con terror grande;
22
y les diste esta tierra, de la cual juraste a sus padres que se la darías, tierra que mana leche y miel;
23
y entraron, y la poseyeron;
mas no oyeron tu voz, ni anduvieron en tu ley;
nada hicieron de lo que les mandaste hacer;
por tanto has hecho venir sobre ellos todo este mal.
24
He aquí que con arietes han acometido la ciudad para tomarla;
y la ciudad es entregada en mano de los caldeos que pelean contra ella, a causa de la espada, y del hambre y de la pestilencia;
ha pues, venido, a ser lo que tú dijiste, y he aquí tú lo estás viendo.
25
Y tú Señor DIOS me dijiste a mí: Cómprate la heredad por dinero, y pon testigos;
y la ciudad es entregada en manos de los caldeos.
26
Y vino palabra del SEÑOR a Jeremías, diciendo:
27
He aquí que yo soy el SEÑOR, Dios de toda carne;
¿por ventura se me encubrirá a mí alguna cosa?
28
Por tanto, así dijo el SEÑOR: He aquí que yo entrego esta ciudad en mano de los caldeos, y en mano de Nabucodonosor rey de Babilonia, y la tomará;
29
y vendrán los caldeos que combaten esta ciudad, y encenderán esta ciudad a fuego, y la abrasarán, asimismo las casas sobre cuyas azoteas ofrecieron perfumes a Baal y derramaron libaciones a dioses ajenos, para provocarme a ira.
30
Porque los hijos de Israel y los hijos de Judá no han hecho sino lo malo delante de mis ojos desde su juventud;
porque los hijos de Israel no han hecho más que provocarme a ira con la obra de sus manos, dijo el SEÑOR.
31
De manera que para enojo mío y para ira mía me ha sido esta ciudad, desde el día que la edificaron hasta hoy, para que la haga quitar de mi presencia;
32
por toda la maldad de los hijos de Israel y de los hijos de Judá, que han hecho para enojarme, ellos, sus reyes, sus príncipes, sus sacerdotes, y sus profetas, y los varones de Judá, y los moradores de Jerusalén.
33
Y me volvieron la cerviz, y no el rostro;
y cuando les enseñaba, madrugando y enseñando, no oyeron para recibir castigo;
34
antes asentaron sus abominaciones en la casa sobre la cual es llamado mi nombre, contaminándola.
35
Y edificaron altares a Baal, los cuales están en el valle de Ben-Hinom, para hacer pasar por el fuego sus hijos y sus hijas a Moloc;
lo cual no les mandé, ni me vino al pensamiento que hicieran esta abominación, para hacer pecar a Judá.
36
Y por tanto, ahora, así dice el SEÑOR Dios de Israel, a esta ciudad, de la cual decís vosotros, Entregada será en mano del rey de Babilonia a espada, a hambre, y a pestilencia:
37
He aquí que yo los junto de todas las tierras a las cuales los eché con mi furor, y con mi enojo y saña grande;
y los haré tornar a este lugar, y los haré habitar seguramente.
38
Y me serán ellos a mí por pueblo, y yo seré a ellos por Dios.
39
Y les daré un corazón, y un camino, para que me teman perpetuamente, para que tengan bien ellos, y sus hijos después de ellos.
40
Y haré con ellos pacto eterno, que no tornaré atrás de hacerles bien, y pondré mi temor en el corazón de ellos, para que no se aparten de mí.
41
Y me alegraré con ellos haciéndoles bien, y los plantaré en esta tierra con verdad, de todo mi corazón y de toda mi alma.
42
Porque así dijo el SEÑOR: Como traje sobre este pueblo todo este gran mal, así traeré sobre ellos todo el bien que acerca de ellos hablo.
43
Y poseerán heredad en esta tierra de la cual vosotros decís: Está desierta, sin hombres y sin animales;
es entregada en manos de los caldeos.
44
Heredades comprarán por dinero, y harán carta, y la sellarán, y pondrán testigos, en tierra de Benjamín y en los contornos de Jerusalén, y en las ciudades de Judá;
y en las ciudades de las montañas, y en las ciudades de los campos, y en las ciudades que están al Mediodía;
porque yo haré tornar su cautividad, dice el SEÑOR.