1
Huid, hijos de Benjamín, de en medio de Jerusalén, y tocad shofar en Tecoa, y alzad por señal humo sobre Bet-haquerem;
porque del aquilón se ha visto que viene mal, y quebrantamiento grande.
2
Como mujer hermosa y delicada comparé a la hija de Sion.
3
A ella vendrán pastores y sus rebaños;
junto a ella y a su alrededor pondrán sus tiendas;
cada uno apacentará a su parte.
4
Denunciad guerra contra ella;
levantaos y subamos hacia el mediodía.
¡Ay de nosotros! Que va cayendo ya el día, que las sombras de la tarde se han extendido.
5
Levantaos, y subamos de noche, y destruyamos sus palacios.
6
Porque así dijo el SEÑOR de los ejércitos: Cortad árboles, y extended baluarte junto a Jerusalén;
ésta es la ciudad que toda ella ha de ser visitada;
violencia hay en medio de ella.
7
Como la fuente nunca cesa de manar sus aguas, así nunca cesa de manar su malicia;
injusticia y robo se oye en ella;
continuamente en mi presencia, enfermedad y herida.
8
Castiga Jerusalén, para que por ventura no sea descoyuntado mi alma de ti, para que por ventura no te torne desierta, tierra no habitada.
9
Así dijo el SEÑOR de los ejércitos: Del todo rebuscarán como a vid el resto de Israel;
torna tu mano como vendimiador a los cestos.
10
¿A quién tengo que hablar y amonestar, para que oigan? He aquí que sus orejas son incircuncisas, y no pueden escuchar.
He aquí que la palabra del SEÑOR les es cosa vergonzosa;
no la aman.
11
Por tanto, estoy lleno de la furia del SEÑOR, he trabajado por contenerme de derramarla sobre los niños en la calle, y sobre la reunión de los jóvenes juntamente;
porque el marido también será preso con la mujer, el viejo con el lleno de días.
12
Y sus casas serán traspasadas a otros, sus heredades y también sus mujeres;
porque extenderé mi mano sobre los moradores de la tierra, dice el SEÑOR.
13
Porque desde el más chico de ellos hasta el más grande de ellos, cada uno sigue la avaricia;
y desde el profeta hasta el sacerdote, todos son engañadores.
14
Y curan el quebrantamiento de la hija de mi pueblo con liviandad, diciendo: Paz, paz;
y no hay paz.
15
¿Se han avergonzado de haber hecho abominación? No por cierto, no se han avergonzado, ni aun saben tener vergüenza;
por tanto, caerán entre los que caerán;
caerán cuando los visitare, dice el SEÑOR.
16
Así dijo el SEÑOR: Paraos en los caminos, y mirad, y preguntad por las sendas antiguas, cuál sea el buen camino, y andad por él, y hallaréis descanso para vuestra alma.
Mas dijeron: No andaremos.
17
Desperté también sobre vosotros atalayas, que dijeran: Escuchad a la voz del shofar.
Y dijeron ellos: No escucharemos.
18
Por tanto oíd, gentiles, y conoced, oh congregación de ellas.
19
Oye, tierra.
He aquí yo traigo mal sobre este pueblo, el fruto de sus pensamientos;
porque no escucharon a mis palabras, y aborrecieron mi ley.
20
¿A qué viene paraeste incienso de Seba, y la buena caña olorosa de tierra lejana? Vuestros holocaustos no son a mi voluntad, ni vuestros sacrificios me dan gusto.
21
Por tanto, el SEÑOR dice esto: He aquí yo pongo a este pueblo tropiezos, y caerán en ellos los padres y los hijos juntamente, el vecino y su cercano perecerán.
22
Así dijo el SEÑOR: He aquí que viene pueblo de tierra del aquilón, y gente grande se levantará de los cantones de la tierra.
23
Arco y escudo arrebatarán;
crueles son, que no tendrán misericordia;
sonará la voz de ellos como el mar, y montarán a caballo como varones dispuestos para la guerra, contra ti, oh hija de Sion.
24
Su fama oímos, y nuestras manos se descoyuntaron;
se apoderó de nosotros angustia, dolor como de mujer que está de parto.
25
No salgas al campo, ni andes por camino;
porque espada de enemigo y temor hay por todas partes.
26
Hija de mi pueblo, cíñete de cilicio, y revuélcate en ceniza;
hazte luto como por hijo único, llanto de amarguras, porque presto vendrá sobre nosotros el destruidor.
27
Por fortaleza te he puesto en mi pueblo, por torre;
conocerás pues, y examinarás el camino de ellos.
28
Todos ellos príncipes rebeldes, andan con engaño;
son bronce y hierro;
todos ellos son corruptores.
29
Se quemó el fuelle del fuego, se ha gastado el plomo;
por demás fundió el fundidor, pues los malos no son arrancados.
30
Plata desechada los llamarán, porque el SEÑOR los desechó.