1
Palabra que fue del SEÑOR a Jeremías, diciendo:
2
Ponte a la puerta de la Casa del SEÑOR, y predica allí esta palabra, y di: Oíd palabra del SEÑOR, todo Judá, los que entráis por estas puertas para adorar al SEÑOR.
3
Así dijo el SEÑOR de los ejércitos, Dios de Israel: Mejorad vuestros caminos y vuestras obras, y os haré morar en este lugar.
4
No fiéis en palabras de mentira, diciendo: Templo del SEÑOR, Templo del SEÑOR, Templo del SEÑOR a ellos.
5
Mas si mejorareis cumplidamente vuestros caminos y vuestras obras;
si con exactitud hiciereis derecho entre el hombre y su prójimo,
6
ni oprimiereis al peregrino, al huérfano, y a la viuda, ni en este lugar derramareis la sangre inocente, ni anduviereis en pos de dioses ajenos para mal vuestro;
7
Os haré morar en este lugar, en la tierra que di a vuestros padres para siempre.
8
He aquí, vosotros os confiáis en palabras de mentira, que no aprovechan.
9
¿Por ventura hurtando, cometiendo homicidio, y adulterando, y jurando en falso, e incensando a Baal, y andando tras dioses extraños que no conocisteis,
10
vendréis y os pondréis delante de mí en esta Casa sobre la cual es llamado mi nombre, y diréis: Libres somos para hacer todas estas abominaciones?
11
¿Es por ventura cueva de ladrones delante de vuestros ojos esta Casa, sobre la cual es llamado mi nombre? He aquí que también yo veo, dijo el SEÑOR.
12
Andad pues ahora a mi lugar que fue en Silo, donde hice que morara mi nombre al principio, y ved lo que le hice por la maldad de mi pueblo Israel.
13
Ahora, pues, por cuanto habéis vosotros hecho todas estas obras, dijo el SEÑOR, y bien que os hablé, madrugando para hablar, no oísteis, y os llamé, y no respondisteis;
14
Haré también a esta Casa sobre la cual es llamado mi nombre, en la cual vosotros confiáis, y a este lugar que di a vosotros y a vuestros padres, como hice a Silo.
15
Que os echaré de mi presencia, como eché a todos vuestros hermanos, a toda la simiente de Efraín.
16
Tú, pues, no ores por este pueblo, ni levantes por ellos clamor ni oración, ni me ruegues;
porque no te oiré.
17
¿No ves lo que éstos hacen en las ciudades de Judá y en las plazas de Jerusalén?
18
Los hijos cogen la leña, y los padres encienden el fuego, y las mujeres amasan la masa, para hacer tortas a la reina del cielo y para hacer ofrendas a dioses ajenos, para provocarme a ira.
19
¿Por ventura me provocarán ellos a ira, dijo el SEÑOR, y no antes a ellos mismos para confusión de sus rostros?
20
Por tanto, dijo el Señor DIOS: He aquí que mi furor y mi ira se derrama sobre este lugar, sobre los hombres, sobre los animales, sobre los árboles del campo, y sobre los frutos de la tierra;
y se encenderá, y no se apagará.
21
Así dijo el SEÑOR de los ejércitos, Dios de Israel: Añadid vuestros holocaustos sobre vuestros sacrificios, y comed carne.
22
Porque nunca hablé yo con vuestros padres, ni les mandé de holocaustos y de víctimas el día que los saqué de la tierra de Egipto;
23
mas esto les mandé, diciendo: Escuchad mi voz, y seré a vosotros por Dios, y vosotros me seréis por pueblo;
y andad en todo camino que os mandare, para que os vaya bien.
24
Y no oyeron ni inclinaron su oído;
antes caminaron en sus consejos, en la dureza de su corazón malvado, y fueron hacia atrás y no hacia adelante,
25
desde el día que vuestros padres salieron de la tierra de Egipto hasta hoy.
Y os envié a todos los profetas mis siervos, cada día madrugando y enviándolos;
26
mas no me oyeron ni inclinaron su oído;
antes endurecieron su cerviz, e hicieron peor que sus padres.
27
Tú, pues, les dirás todas estas palabras, mas no te oirán;
aun los llamarás, y no te responderán.
28
Les dirás por tanto: Esta es la gente que no escuchó la voz del SEÑOR su Dios, ni tomó castigo;
se perdió la fe, y de la boca de ellos fue cortada.
29
Trasquila tu cabello, y arrójalo, y levanta llanto sobre las alturas;
porque el SEÑOR arrojó y dejó la nación de su furor.
30
Porque los hijos de Judá han hecho lo malo ante mis ojos, dijo el SEÑOR;
pusieron sus abominaciones en la Casa sobre la cual mi nombre fue llamado, contaminándola.
31
Y edificaron los altos de Tofet, que es en el valle de Ben-Hinom, para quemar en fuego sus hijos y sus hijas, cosa que yo no les mandé, ni subió en mi corazón.
32
Por tanto, he aquí vendrán días, dijo el SEÑOR, que no se diga más, Tofet, ni valle de Ben-Hinom, sino Valle de la Matanza;
y serán enterrados en Tofet, por no haber lugar.
33
Y serán los cuerpos muertos de este pueblo para comida de las aves del cielo y de las bestias de la tierra;
y no habrá quien las espante.
34
Y haré cesar de las ciudades de Judá, y de la plazas de Jerusalén, voz de gozo y voz de alegría, voz de esposo y voz de esposa;
porque la tierra será en desierto.