1
Porque he aquí que en aquellos días, y en aquel tiempo en que haré tornar la cautividad de Judá y de Jerusalén,
2
juntaré todos los gentiles, y los haré descender al valle de Josafat, y allí entraré en juicio con ellos a causa de mi pueblo, y de Israel mi heredad, a los cuales esparcieron entre las naciones, y partieron mi tierra;
3
y echaron suertes sobre mi pueblo, y a los niños dieron por rameras, y vendieron las niñas por vino para beber.
4
Y también, ¿qué tengo yo con vosotras, Tiro y Sidón, y todos los términos de Filistea? ¿Queréis vengaros de mí? Y si de mí os vengáis, bien pronto haré yo recaer la paga sobre vuestra cabeza.
5
Porque habéis llevado mi plata y mi oro, y mis cosas preciosas y hermosas metisteis en vuestros templos;
6
y vendisteis los hijos de Judá y los hijos de Jerusalén a los hijos de los griegos, por alejarlos de sus términos.
7
He aquí los levantaré yo del lugar donde los vendisteis, y volveré vuestra paga sobre vuestra cabeza.
8
Y venderé vuestros hijos y vuestras hijas en la mano de los hijos de Judá, y ellos los venderán a los sabeos, nación apartada;
porque el SEÑOR ha hablado.
9
Pregonad esto entre los gentiles, proclamad guerra, despertad a los valientes, lléguense, vengan todos los hombres de guerra.
10
Haced espadas de vuestros azadones, lanzas de vuestras hoces;
diga el flaco: Fuerte soy.
11
Juntaos y venid, gentiles todos de alrededor, y congregaos;
haz venir allí, oh SEÑOR, tus fuertes.
12
Los gentiles se despierten, y suban al valle de Josafat;
porque allí me sentaré para juzgar a todos los gentiles de alrededor.
13
Echad la hoz, porque la mies está ya madura.
Venid, descended;
porque el lagar está lleno, rebosan las lagaretas;
porque mucha es la maldad de ellos.
14
Muchos pueblos se juntarán en el valle del cortamiento;
porque cercano está el día del SEÑOR en el valle del cortamiento.
15
El sol y la luna se oscurecerán, y las estrellas retraerán su resplandor.
16
Y el SEÑOR bramará desde Sion, y dará su voz desde Jerusalén, y temblarán los cielos y la tierra;
mas el SEÑOR será la esperanza de su pueblo, y la fortaleza de los hijos de Israel.
17
Y conoceréis que yo soy el SEÑOR vuestro Dios, que habito en Sion, monte de mi santidad;
y será Jerusalén santa, y extraños no pasarán más por ella.
18
Y será en aquel tiempo, que los montes destilarán mosto, y los collados fluirán leche, y por todos los arroyos de Judá correrán aguas;
y saldrá una fuente de la Casa del SEÑOR, y regará el valle de Sitim.
19
Egipto será destruido, y Edom será vuelto en asolado desierto, por la injuria hecha a los hijos de Judá;
porque derramaron en su tierra la sangre inocente.
20
Mas Judá para siempre será habitada, y Jerusalén por generación y generación.
21
Y limpiaré la sangre de los que no limpié;
porque el SEÑOR mora en Sion.