1
¶ No se turbe vuestro corazón;
creéis en Dios, creed también en mí.
2
En la Casa de mi Padre muchas moradas hay;
de otra manera os lo hubiera dicho;
porque voy a aparejaros el lugar.
3
Y si me fuere, y os aparejare el lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.
4
Así que sabéis a dónde yo voy;
y sabéis el camino.
5
Le dice Tomás: Señor, no sabemos a dónde vas, ¿cómo, pues, podemos saber el camino?
6
Jesús le dice: YO SOY el camino, y la verdad, y la vida;
nadie viene al Padre, sino por mí.
7
Si me conocierais, también a mi Padre conoceríais;
y desde ahora le conocéis, y le habéis visto.
8
Le dice Felipe: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta.
9
Jesús le dice: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto, ha visto (también) al Padre;
¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre?
10
¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo de mí mismo;
mas el Padre que permanece en mí, él hace las obras.
11
Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí;
de otra manera, creedme por las mismas obras.
12
¶ De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago también él las hará;
y mayores que éstas hará;
porque yo voy al Padre.
13
Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, esto haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.
14
Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré.
15
¶ Si me amáis, guardad mis mandamientos;
16
y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que permanezca con vosotros para siempre:
17
Al Espíritu de Verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce;
pero vosotros le conocéis;
porque permanece con vosotros, y será en vosotros.
18
¶ No os dejaré huérfanos;
vendré a vosotros.
19
Aún un poquito, y el mundo no me verá más;
sin embargo, vosotros me veréis;
porque yo vivo vosotros también viviréis.
20
Aquel día vosotros conoceréis que yo soy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros.
21
El que tiene mis mandamientos, y los guarda, aquel es el que me ama;
y el que me ama, será amado de mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él.
22
Le dice Judas, no el Iscariote: Señor, ¿qué hay porque te hayas de manifestar a nosotros, y no al mundo?
23
Respondió Jesús, y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará;
y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos con él morada.
24
El que no me ama, no guarda mis palabras;
y la palabra que habéis oído, no es mía, sino del Padre que me envió.
25
Estas cosas os he hablado estando con vosotros.
26
Mas el Consolador, el Espíritu Santo, al cual el Padre enviará en mi nombre, aquel os enseñará todas las cosas, y os recordará todas las cosas que os he dicho.
27
La paz os dejo, mi paz os doy;
no como el mundo la da, yo os la doy.
No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.
28
Habéis oído cómo yo os he dicho: Voy, y vengo a vosotros.
Si me amarais, ciertamente os gozaríais, (porque he dicho) que voy al Padre;
porque el Padre mayor es que yo.
29
Y ahora os lo he dicho antes que se haga, para que cuando se hiciere, creáis.
30
Ya no hablaré mucho con vosotros, porque viene el príncipe de este mundo;
mas no tiene nada en mí.
31
Pero para que conozca el mundo que amo al Padre, y como el Padre me dio el mandamiento, así hago.
Levantaos, vamos de aquí.