1
Estas cosas os he hablado, para que no os escandalicéis.
2
Os echarán de las sinagogas;
y aun viene la hora, cuando cualquiera que os matare, pensará que hace servicio a Dios.
3
Y estas cosas os harán, porque no conocen al Padre ni a mí.
4
Mas os he dicho esto, para que cuando aquella hora viniere, os acordéis que yo os lo había dicho.
Esto empero no os lo dije al principio, porque yo estaba con vosotros.
5
Mas ahora voy al que me envió;
y ninguno de vosotros me pregunta: ¿Adónde vas?
6
Antes, porque os he hablado estas cosas, tristeza ha llenado vuestro corazón.
7
Pero yo os digo la verdad: Os es necesario que yo me vaya;
porque si yo no me voy, el Consolador no vendría a vosotros;
mas si me voy, os lo enviaré.
8
Y cuando él viniere redargüirá al mundo de pecado, y de justicia, y de juicio.
9
De pecado ciertamente, por cuanto no creen en mí;
10
y de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más;
11
mas de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ya es juzgado.
12
Aún tengo muchas cosas que deciros, mas ahora no las podéis llevar.
13
Pero cuando viniere aquel Espíritu de Verdad, él os guiará a toda la verdad;
porque no hablará de sí mismo, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que han de venir.
14
El me clarificará;
porque tomará de lo mío, y os lo hará saber.
15
Todo lo que tiene el Padre, mío es;
por eso dije que tomará de lo mío, y os lo hará saber.
16
Aún un poquito, y no me veréis después;
y otra vez un poquito, y me veréis;
porque yo voy al Padre.
17
Entonces dijeron algunos de sus discípulos unos a otros: ¿Qué es esto que nos dice: Aún un poquito, y no me veréis después;
y otra vez un poquito, y me veréis;
y, porque yo voy al Padre?
18
Así que decían: ¿Qué es esto que dice: Un poquito? No entendemos lo que habla.
19
Y conoció Jesús que le querían preguntar, y les dijo: ¿Preguntáis entre vosotros de esto que dije: Aún un poquito, y no me veréis después, y otra vez un poquito, y me veréis?
20
De cierto, de cierto os digo, que vosotros lloraréis y lamentaréis, y el mundo se alegrará;
pero aunque vosotros estaréis tristes, vuestra tristeza se tornará en gozo.
21
La mujer cuando da a luz, tiene dolor, porque es venida su hora;
pero después que ha dado a luz un niño, ya no se acuerda de la apretura, por el gozo de que haya nacido un hombre en el mundo.
22
También, pues, vosotros ahora ciertamente tenéis tristeza;
mas otra vez os veré, y se gozará vuestro corazón, y nadie quitará de vosotros vuestro gozo.
23
¶ Y aquel día no me preguntaréis nada.
De cierto, de cierto os digo, que todo cuanto pidiereis a mi Padre en mi nombre, os lo dará.
24
Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre;
pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido.
25
Estas cosas os he hablado en proverbios;
la hora viene cuando ya no os hablaré por proverbios, pero claramente os anunciaré de mi Padre.
26
En aquel día pediréis en mi nombre;
y no os digo, que yo rogaré al Padre por vosotros;
27
porque el mismo Padre os ama, porque vosotros me amasteis, y habéis creído que yo salí de Dios.
28
Salí del Padre, y he venido al mundo;
otra vez dejo el mundo, y voy al Padre.
29
Le dicen sus discípulos: He aquí, ahora hablas claramente, y ningún proverbio dices.
30
Ahora entendemos que sabes todas las cosas, y no necesitas que nadie te pregunte;
en esto creemos que has salido de Dios.
31
Les respondió Jesús: ¿Ahora creéis?
32
He aquí, la hora viene, y ya es venida, que seréis esparcidos cada uno por su cabo, y me dejaréis solo;
mas no estoy solo, porque el Padre está conmigo.
33
Estas cosas os he hablado, para que en mí tengáis paz.
En el mundo tendréis apretura;
mas confiad, yo he vencido al mundo.