1
Así que, entonces tomó Pilato a Jesús, y le azotó.
2
Y los soldados entretejieron de espinas una corona, y la pusieron sobre su cabeza, y le vistieron de una ropa de grana;
3
y (venían a él y) decían: ¡Hayas gozo, rey de los Judíos! Y le daban de bofetadas.
4
Entonces Pilato salió otra vez fuera, y les dijo: He aquí, os lo traigo fuera, para que entendáis que ningún crimen hallo en él.
5
Así salió Jesús fuera, llevando la corona de espinas y la ropa de grana.
Y les dice Pilato: He aquí el hombre.
6
Y como le vieron los príncipes de los sacerdotes, y los servidores, dieron voces diciendo: Cuélguenle de un madero, cuélguenle de un madero.
Les dice Pilato: Tomadle vosotros, y colgadle del madero;
porque yo no hallo en él crimen.
7
Le respondieron los judíos: Nosotros tenemos ley, y según nuestra ley debe morir, porque se hizo Hijo de Dios.
8
Cuando Pilato oyó esta palabra, tuvo más miedo.
9
Y entró otra vez en el pretorio, y dijo a Jesús: ¿De dónde eres tú? Mas Jesús no le dio respuesta.
10
Entonces le dice Pilato: ¿A mí no me hablas? ¿No sabes que tengo potestad para colgarte de un madero, y que tengo potestad para soltarte?
11
Respondió Jesús: Ninguna potestad tendrías contra mí, si no te fuera dada de arriba;
por tanto, el que a ti me ha entregado, mayor pecado tiene.
12
Desde entonces procuraba Pilato soltarle;
mas los Judíos daban voces, diciendo: Si a éste sueltas, no eres amigo de César;
cualquiera que se hace rey, a César contradice.
13
Entonces Pilato, oyendo este dicho, llevó fuera a Jesús, y se sentó en el tribunal en el lugar que se dice el Enlosado, y en hebreo Gábata.
14
Y era la víspera de la Pascua, y como la hora sexta.
Entonces dijo a los Judíos: He aquí vuestro Rey.
15
Pero ellos dieron voces: Quita, quita, cuélguenle de un madero.
Les dice Pilato: ¿A vuestro Rey he de colgar de un madero? Respondieron los sumos sacerdotes: No tenemos rey sino a César.
16
Así que entonces lo entregó a ellos para que fuera colgado de un madero.
Y tomaron a Jesús, y le llevaron.
17
Y llevando el madero para sí, vino al lugar que se dice de la Calavera, y en hebreo, Gólgota;
18
donde le colgaron del madero, y con él otros dos, uno en un madero a cada lado, y Jesús en medio.
19
¶ Y escribió también Pilato un título, que puso encima del madero.
Y el escrito era: JESÚS NAZARENO, REY DE LOS JUDÍOS.
20
Y muchos de los Judíos leyeron este título, porque el lugar donde estaba Jesús colgado del madero era cerca de la ciudad;
y estaba escrito en hebreo, en griego, y en latín.
21
Y decían a Pilato los sumos sacerdotes de los judíos: No escribas, Rey de los Judíos;
sino, que él dijo: YO SOY Rey de los Judíos.
22
Respondió Pilato: Lo que he escrito, he escrito.
23
Cuando los soldados hubieron colgado a Jesús del madero, tomaron sus vestidos, e hicieron cuatro partes (a cada soldado una parte);
y la túnica;
mas la túnica era sin costura, toda tejida desde arriba.
24
Y dijeron entre ellos: No la partamos, sino echemos suertes sobre ella, de quién será;
para que se cumpliera la Escritura, que dice: Partieron para sí mis vestidos, Y sobre mi vestidura echaron suertes.
Y los soldados ciertamente hicieron esto.
25
Y estaban junto al madero de Jesús su madre, y la hermana de su madre, María mujer de Cleofas, y María Magdalena.
26
Y como vio Jesús a la madre, y al discípulo que él amaba, que estaba presente, dice a su madre: Mujer, he ahí tu hijo.
27
Después dice al discípulo: He ahí tu madre.
Y desde aquella hora el discípulo la recibió consigo.
28
Después de esto, sabiendo Jesús que todas las cosas eran ya cumplidas, para que la Escritura se cumpliera, dijo: Sed tengo.
29
Y estaba allí un vaso lleno de vinagre;
entonces ellos mojaron una esponja de vinagre, y rodeada a un hisopo, se la llegaron a la boca.
30
Cuando Jesús tomó el vinagre, dijo: Consumado es.
Y habiendo inclinado la cabeza, dio el Espíritu.
31
Entonces los Judíos, para que los cuerpos no quedaran en el madero en el sábado, porque era la víspera de la Pascua, pues era el gran día del sábado, rogaron a Pilato que se les quebraran las piernas, y fueran quitados.
32
Y vinieron los soldados, y a la verdad quebraron las piernas al primero, y al otro que había sido colgado de un madero con él.
33
Mas cuando vinieron a Jesús, como le vieron ya muerto, no le quebraron las piernas;
34
pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y luego salió sangre y agua.
35
Y el que lo vio, da testimonio, y su testimonio es verdadero;
y él sabe que dice verdad, para que vosotros también creáis.
36
Porque estas cosas fueron hechas para que se cumpliera la Escritura: Hueso no quebrantaréis de él.
37
Y también otra Escritura dice: Verán a aquel al cual traspasaron.
38
Pasadas estas cosas, José de Arimatea, el cual era discípulo de Jesús, mas en secreto por miedo de los judíos, rogó a Pilato que pudiera quitar el cuerpo de Jesús;
lo cual permitió Pilato.
Entonces vino, y quitó el cuerpo de Jesús.
39
Entonces vino también Nicodemo, el que antes había venido a Jesús de noche, trayendo un compuesto de mirra y de áloes, como cien libras.
40
Y tomaron el cuerpo de Jesús, y lo envolvieron en lienzos con especias, como es costumbre de los judíos sepultar.
41
Y en aquel lugar donde había sido colgado del madero, había un huerto;
y en el huerto un sepulcro nuevo, en el cual aún no había sido puesto ninguno.
42
Allí, pues, por causa de la víspera de la Pascua de los judíos, porque aquel sepulcro estaba cerca, pusieron a Jesús.