1
Después de estas cosas, había una fiesta de los judíos, y subió Jesús a Jerusalén.
2
Y hay en Jerusalén a la puerta de las ovejas un estanque, que en hebreo es llamado Betesda, el cual tiene cinco portales.
3
En éstos yacía multitud de enfermos, ciegos, cojos, secos, que estaban esperando el movimiento del agua.
4
Porque un ángel descendía a cierto tiempo al estanque, y revolvía el agua;
y el que primero descendía en el estanque después del movimiento del agua, era sano de cualquier enfermedad que tuviera.
5
Y estaba allí un hombre que hacía treinta y ocho años que estaba enfermo.
6
Cuando Jesús vio a éste echado, y supo que ya llevaba mucho tiempo, le dice: ¿Quieres ser sano?
7
Y el enfermo le respondió: Señor, no tengo hombre que cuando el agua fuere revuelta, me meta en el estanque;
porque entre tanto que yo vengo, otro antes de mí ha descendido.
8
Le dice Jesús: Levántate, toma tu lecho, y anda.
9
Y luego aquel hombre fue sano, y tomó su lecho, y anduvo.
Y era sábado aquel día.
10
Entonces los judíos decían a aquel que había sido sanado: Sábado es;
no te es lícito llevar tu lecho.
11
Les respondió: El que me sanó, él mismo me dijo: Toma tu lecho y anda.
12
Y le preguntaron entonces: ¿Quién es el hombre que te dijo: Toma tu lecho y anda?
13
Y el que había sido sanado, no sabía quién era;
porque Jesús se había apartado de la multitud que estaba en aquel lugar.
14
Después le halló Jesús en el Templo, y le dijo: He aquí, eres ya sano;
no peques más, para que no te venga alguna cosa peor.
15
El se fue, y dio aviso a los judíos, que Jesús era el que le había sanado.
16
Y por esta causa los judíos perseguían a Jesús, y procuraban matarle, porque hacía estas cosas en sábado.
17
¶ Y Jesús les respondió: Mi Padre hasta ahora obra, y yo obro.
18
Entonces, por tanto, más procuraban los judíos matarle, porque no sólo quebrantaba el sábado, sino que también a su Padre llamaba Dios, haciéndose igual a Dios.
19
Respondió entonces Jesús, y les dijo: De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada de sí mismo, sino lo que viere hacer al Padre;
porque todo lo que él hace, esto también hace el Hijo juntamente.
20
Porque el Padre ama al Hijo, y le muestra todas las cosas que él hace;
y mayores obras que éstas le mostrará;
que vosotros os maravillaréis.
21
Porque como el Padre levanta los muertos, y les da vida, así también el Hijo a los que quiere da vida.
22
Porque el Padre a nadie juzga, mas todo el juicio dio al Hijo;
23
para que todos honren al Hijo como honran al Padre.
El que no honra al Hijo, no honra al Padre que le envió.
24
De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna;
y no vendrá a juicio, mas pasó de muerte a vida.
25
De cierto, de cierto os digo: Vendrá hora, y ahora es, cuando los muertos oirán la voz del Hijo de Dios;
y los que oyeren vivirán.
26
Porque como el Padre tiene vida en sí mismo, así dio también al Hijo que tuviera vida en sí mismo;
27
y también le dio potestad de hacer juicio, por cuanto es Hijo de hombre.
28
No os maravilléis de esto;
porque vendrá hora, cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz;
29
y los que hicieron bienes, saldrán a resurrección de vida;
mas los que hicieron males, a resurrección de juicio.
30
No puedo yo de mí mismo hacer nada;
como oigo, juzgo;
y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me envió, del Padre.
31
¶ Si yo doy testimonio de mí mismo, mi testimonio no es verdadero.
32
Otro es el que da testimonio de mí;
y sé que el testimonio que da de mí, es verdadero.
33
Vosotros enviasteis mensajeros a Juan, y él dio testimonio a la verdad.
34
Pero yo no tomo el testimonio de hombre;
sino digo estas cosas, para que vosotros seáis salvos.
35
El era lámpara que ardía y alumbraba;
mas vosotros quisisteis recrearos por una hora a su luz.
36
Mas yo tengo mayor testimonio que el de Juan;
porque las obras que el Padre me dio que cumpliera, las mismas obras que yo hago, dan testimonio de mí, que el Padre me haya enviado.
37
Y el que me envió, el Padre, él dio testimonio de mí.
Ni nunca habéis oído su voz, ni habéis visto su parecer.
38
Ni tenéis su palabra permaneciendo en vosotros;
porque al que él envió, a éste vosotros no creéis.
39
Escudriñad las Escrituras;
porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna;
y ellas son las que dan testimonio de mí.
40
Y no queréis venir a mí, para que tengáis vida.
41
Gloria de los hombres no recibo.
42
Mas yo os conozco, que no tenéis amor de Dios en vosotros.
43
Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibís;
si otro viniere en su propio nombre, a aquel recibiréis.
44
¿Cómo podéis vosotros creer, pues tomáis la gloria los unos de los otros? Y no buscáis la gloria que de solo Dios es.
45
No penséis que yo os tengo que acusar delante del Padre;
hay quien os acusa, Moisés, en quien vosotros esperáis.
46
Porque si vosotros creyerais a Moisés, me creeríais a mí;
porque de mí escribió él.
47
Y si a sus escritos no creéis, ¿cómo creeréis a mis palabras?