1
¿Sacarás tú al leviatán con el anzuelo, o con la cuerda que le echares en su lengua?
2
¿Pondrásgarfio en sus narices, y horadarás con espinas su quijada?
3
¿Por ventura multiplicará él ruegos para contigo? ¿Te hablará él lisonjas?
4
¿Por ventura hará pacto contigo para que lo tomes por siervo perpetuo?
5
¿Jugarás por ventura con él como con pájaro, y lo atarás para tus niñas?
6
¿Por ventura harán banquete por causa de los compañeros? ¿Lo partirán entre los mercaderes?
7
¿Cortarás tú con cuchillo su cuero, o con asta de pescadores su cabeza?
8
Pon tu mano sobre él;
te acordarás de la batalla, y nunca más tornarás.
9
He aquí que tu esperanza acerca de él será burlada;
porque aun a su sola vista se desmayarán.
10
Nadie hay tan osado que lo despierte;
¿quién pues podrá estar delante de mí?
11
¿Quién me ha anticipado, para que yo restituya? Todo lo que hay debajo del cielo es mío.
12
Yo no ocultaré sus mentiras, ni lo de su fuerza ni la belleza de su orden.
13
¿Quién descubrirá la delantera de su vestidura? ¿Quién se llegará a él con freno doble?
14
¿Quién abrirá las puertas de su rostro? Los órdenes de sus dientes espantan.
15
Sus escamas son su orgullo, cerrados entrecomo con sello.
16
El uno se junta tan cerca del otro, que viento no entra entre ellos.
17
Pegado está el uno con el otro, están trabados entre sí, que no se pueden apartar.
18
Con sus estornudos encienden lumbre, y sus ojos son como los párpados del alba.
19
De su boca salen hachas de fuego, centellas de fuego proceden.
20
De sus narices sale humo como de una olla o caldero que hierve.
21
Su aliento enciende los carbones, y de su boca sale llama.
22
En su cerviz mora la fortaleza, y delante de él es deshecho el trabajo.
23
Las fallas de su carne están pegadas entre sí;
está firme su carne en él, y no se mueve.
24
Su corazón es firme como una piedra, y fuerte como una pieza de la muela de abajo.
25
De su grandeza tienen temor los fuertes, y por quebrantamientos se remueven el pecado.
26
Cuando alguno lo alcanzare, ni espada, ni lanza, ni dardo, ni coselete durará contra él.
27
El hierro estima por paja, y el bronce por leño podrido.
28
Saeta no le hace huir;
las piedras de honda se le tornan aristas.
29
Tiene toda arma por hojarasca, y del blandir de la pica se burla.
30
Por debajo tiene vasos de barro quebrados;
imprime su agudez en el suelo.
31
Hace hervir como una olla el mar profundo, y lo vuelve como una olla de ungüento.
32
En pos de sí hace resplandecer la senda, que parece que el mar es cano.
33
No hay sobre la tierra su semejante, quien se comporta sin temor.
34
Menosprecia toda cosa alta;
es rey sobre todos los hijos de la soberbia.