1
Ahora pues da voces, si habrá quien te responda;
y ¿si habrá alguno de los santos a quien mires?
2
Es cierto que al loco la ira lo mata, y al codicioso consume la envidia.
3
Yo he visto al loco que echaba raíces, y en la misma hora maldije su habitación.
4
Sus hijos estarán lejos de la salud, y en la puerta serán quebrantados, y no habrá quien los libre.
5
Su mies comerán los hambrientos, y la sacarán de entre las espinas, y los sedientos beberán su hacienda.
6
Porque la iniquidad no sale del polvo, ni el castigo reverdece de la tierra.
7
Antes como las chispas se levantan para volar por el aire, así el hombre nace para la aflicción.
8
Ciertamente yo buscaría a Dios, y depositaría en él mis negocios;
9
el cual hace grandes cosas, que no hay quien las comprenda;
y maravillas que no tienen cuento.
10
Que da la lluvia sobre la faz de la tierra, y envía las aguas sobre las faces de las plazas.
11
Que pone a los humildes en altura, y los enlutados son levantados a salud.
12
Que frustra los pensamientos de los astutos, para que sus manos no hagan nada.
13
Que prende a los sabios en su propia prudencia, y el consejo de sus adversarios es entontecido.
14
De día tropiezan con tinieblas, y en mitad del día andan a tientas como de noche.
15
Y libra de la espada al pobre, de la boca de los impíos, y de la mano violenta.
16
Que es esperanza al menesteroso, y la iniquidad cerró su boca.
17
¶ He aquí, que bienaventurado es el hombre a quien Dios castiga;
por tanto no menosprecies la corrección del Todopoderoso.
18
Porque él es el que hace la plaga, y él la ligará;
él hiere, y sus manos curan.
19
En seis tribulaciones te librará, y en la séptima no te tocará el mal.
20
En el hambre te rescatará de la muerte, y en la guerra de las manos de la espada.
21
Del azote de la lengua serás encubierto;
ni temerás de la destrucción cuando viniere.
22
De la destrucción y del hambre te reirás, y no temerás de las bestias de la tierra;
23
pues aun con las piedras del campo tendrás tu concierto, y las bestias del campo estarán en paz contigo.
24
Y sabrás que hay paz en tu tienda;
y visitarás tu morada, y no pecarás.
25
Y entenderás que tu simiente es mucha, y tus renuevos como la hierba de la tierra.
26
Y vendrás en la vejez a la sepultura, como el montón de trigo que se coge a su tiempo.
27
He aquí lo que hemos inquirido, lo cual es así: Oyelo, y juzgapara contigo.