1
Y vino palabra del SEÑOR segunda vez a Jonás, diciendo:
2
Levántate, y ve a Nínive, aquella gran ciudad, y predique en ella la predicación que yo te diré.
3
Y se levantó Jonás, y fue a Nínive, conforme a la palabra del SEÑOR.
Y era Nínive ciudad grande a Dios, de tres días de camino.
4
Y comenzó Jonás a entrar por la ciudad, camino de un día, y predicaba diciendo: De aquí a cuarenta días Nínive será destruida.
5
Y los varones de Nínive creyeron a Dios, y pregonaron ayuno, y se vistieron de cilicio desde el mayor de ellos hasta el menor de ellos.
6
Y llegó la palabra hasta el rey de Nínive, y se levantó de su silla, y echó de sí su vestido, y se cubrió de cilicio, y se sentó sobre ceniza.
7
E hizo pregonar y anunciar en Nínive, por mandato del rey y de sus grandes, diciendo: Hombres y animales, bueyes y ovejas, no gusten cosa alguna;
no se les dé pasto, ni beban agua;
8
y que se cubran de cilicio los hombres y los animales, y clamen a Dios fuertemente;
y cada uno se convierta de su mal camino, y de la rapiña que está en sus manos.
9
¿Quién sabe si se convertirá y se arrepentirá Dios, y se convertirá del furor de su ira, y no pereceremos?
10
Y vio Dios sus obras, porque se convirtieron de su mal camino;
y se arrepintió del mal que había dicho que les había de hacer, y no lo hizo.