1
¶ Y juntando Josué todas las tribus de Israel en Siquem, llamó a los ancianos de Israel, a sus príncipes, a sus jueces, y a sus oficiales;
y se presentaron delante de Dios.
2
Y dijo Josué a todo el pueblo: Así dice el SEÑOR, Dios de Israel: Vuestros padres habitaron antiguamente al otro lado del río, es a saber, Taré, padre de Abraham y de Nacor;
y servían a dioses extraños.
3
Y yo tomé a vuestro padre Abraham del otro lado del río, y lo traje por toda la tierra de Canaán, y aumenté su generación, y le di a Isaac.
4
Y a Isaac di a Jacob y a Esaú;
y a Esaú di el monte de Seir, para que lo poseyera;
mas Jacob y sus hijos descendieron a Egipto.
5
Y yo envié a Moisés y a Aarón, y herí a Egipto, al modo que lo hice en medio de él, y después os saqué.
6
Y saqué a vuestros padres de Egipto;
y cuando llegaron al mar, los egipcios siguieron a vuestros padres hasta el mar Bermejo con carros y caballería.
7
Y cuando ellos clamaron al SEÑOR, él puso oscuridad entre vosotros y los egipcios, e hizo venir sobre ellos el mar, el cual los cubrió;
y vuestros ojos vieron lo que hice en Egipto.
Después estuvisteis muchos días en el desierto.
8
Y os introduje en la tierra de los amorreos, que habitaban al otro lado del Jordán, los cuales pelearon contra vosotros;
mas yo los entregué en vuestras manos, y poseisteis su tierra, y los destruí de delante de vosotros.
9
Y se levantó después Balac hijo de Zipor, rey de los moabitas, y peleó contra Israel;
y envió a llamar a Balaam hijo de Beor, para que os maldijera.
10
Mas yo no quise escuchar a Balaam, antes os bendijo repetidamente, y os libré de sus manos.
11
Y pasado el Jordán, vinisteis a Jericó;
y los señores de Jericó pelearon contra vosotros: los amorreos, ferezeos, cananeos, heteos, gergeseos, heveos, y jebuseos;
y yo los entregué en vuestras manos.
12
Y envié avispas delante de vosotros, los cuales los echaron de delante de vosotros, a saber, a los dos reyes de los amorreos;
no con tu espada, ni con tu arco.
13
Y os di la tierra por la cual nada trabajasteis, y las ciudades que no edificasteis, en las cuales moráis;
y las viñas y olivares que no plantasteis, de las cuales coméis.
14
Ahora pues, temed al SEÑOR, y servidle con perfección y con verdad;
y quitad de en medio los dioses a los cuales honraron vuestros padres del otro lado del río, y en Egipto;
y servid al SEÑOR.
15
¶ Y si mal os parece servir al SEÑOR, escogeos hoy a quién sirváis;
o a los dioses a quien sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos, en cuya tierra habitáis;
que yo y mi casa serviremos al SEÑOR.
16
Entonces el pueblo respondió, y dijo: Nunca tal nos acontezca, que dejemos al SEÑOR por servir a otros dioses.
17
Porque el SEÑOR nuestro Dios es el que nos sacó a nosotros y a nuestros padres de la tierra de Egipto, de la casa de servidumbre;
el cual delante de nuestros ojos ha hecho estas grandes señales, y nos ha guardado por todo el camino por donde hemos andado, y en todos los pueblos por entre los cuales pasamos.
18
Y el SEÑOR echó de delante de nosotros a todos los pueblos, y al amorreo que habitaba en la tierra.
Por tanto nosotros también serviremos al SEÑOR, porque él es nuestro Dios.
19
Entonces Josué dijo al pueblo: No podréis servir al SEÑOR, porque él es Dios santo, y Dios celoso;
no permitirá vuestras rebeliones y vuestros pecados.
20
Si dejaréis al SEÑOR y sirviereis a dioses ajenos, se volverá, y os maltratará, y os consumirá, después que os ha hecho bien.
21
El pueblo entonces dijo a Josué: No, antes al SEÑOR serviremos.
22
Y Josué respondió al pueblo: Vosotros seréis testigos contra vosotros mismos, de que habéis elegido al SEÑOR para servirle.
Y ellos respondieron: Testigos seremos.
23
Quitad, pues, ahora los dioses ajenos que están entre vosotros, e inclinad vuestro corazón al SEÑOR Dios de Israel.
24
Y el pueblo respondió a Josué: Al SEÑOR nuestro Dios serviremos, y a su voz oiremos.
25
Entonces Josué hizo pacto con el pueblo el mismo día, y le puso ordenanzas y leyes en Siquem.
26
Y escribió Josué estas palabras en el libro de la ley de Dios;
y tomando una gran piedra, la levantó allí debajo de un alcornoque que estaba en el santuario del SEÑOR.
27
Y dijo Josué a todo el pueblo: He aquí esta piedra será entre nosotros por testigo, la cual ha oído todas las palabras del SEÑOR que él ha hablado con nosotros;
será, pues, testigo contra vosotros, para que por ventura no mintáis contra vuestro Dios.
28
Y envió Josué al pueblo, cada uno a su heredad.
29
¶ Y después de estas cosas murió Josué, hijo de Nun, siervo del SEÑOR siendo de ciento diez años.
30
Y lo enterraron en el término de su posesión en Timnat-sera, que está en el monte de Efraín, al norte del monte de Gaas.
31
Y sirvió Israel al SEÑOR todo el tiempo de Josué, y todo el tiempo de los ancianos que vivieron después de Josué, y que sabían todas las obras del SEÑOR, que había hecho con Israel.
32
Y enterraron en Siquem los huesos de José que los hijos de Israel habían traído de Egipto, en la parte del campo que Jacob compró de los hijos de Hamor padre de Siquem, por cien corderas;
y fue en posesión a los hijos de José.
33
También murió Eleazar, hijo de Aarón;
al cual enterraron en el collado de Finees su hijo, que le fue dado en el monte de Efraín.