1
Pero Jericó estaba cerrada, bien cerrada, a causa de los hijos de Israel;
nadie entraba, ni salía.
2
Mas el SEÑOR dijo a Josué: Mira, yo he entregado en tu mano a Jericó y a su rey, con sus varones de guerra.
3
Cercaréis pues la ciudad todos los hombres de guerra, yendo alrededor de la ciudad una vez;
y esto haréis seis días.
4
Y siete sacerdotes llevarán siete shofarot de jubileo delante del arca;
y al séptimo día daréis siete vueltas a la ciudad, y los sacerdotes tocarán los shofarot.
5
Y cuando tocaren prolongadamente el shofar de jubileo, así que oyereis la voz del shofar, todo el pueblo gritará a gran voz, y el muro de la ciudad caerá debajo de sí;
entonces el pueblo subirá cada uno en derecho hacia adelante.
6
¶ Y llamando Josué hijo de Nun a los sacerdotes, les dijo: Llevad el arca del pacto, y siete sacerdotes lleven siete shofarot de jubileo delante del arca del SEÑOR.
7
Y dijo al pueblo: Pasad, y cercad la ciudad;
y los que están armados pasarán delante del arca del SEÑOR.
8
Y así que Josué hubo hablado al pueblo, los siete sacerdotes, llevando los siete shofarot de jubileo, pasaron delante del arca del SEÑOR, y tocaron los shofarot;
y el arca del pacto del SEÑOR los seguía.
9
Y los armados iban delante de los sacerdotes que tocaban los shofarot, y la congregación iba detrás del arca, andando y tocando trompetas.
10
Y Josué mandó al pueblo, diciendo: Vosotros no gritaréis, ni se oirá vuestra voz, ni saldrá palabra de vuestra boca, hasta el día que yo os diga: Gritad;
entonces gritaréis.
11
El arca pues del SEÑOR dio una vuelta alrededor de la ciudad, y volvieron luego al campamento, en el cual pasaron la noche.
12
Y Josué se levantó de mañana, y los sacerdotes tomaron el arca del SEÑOR.
13
Y los siete sacerdotes, llevando los siete shofarot de jubileo, fueron delante del arca del SEÑOR, andando siempre y tocando los shofarot;
y los armados iban delante de ellos, y la congregación iba detrás del arca del SEÑOR;
los sacerdotes andando y tocando los shofarot.
14
Así dieron otra vuelta a la ciudad el segundo día, y volvieron al campamento;
de esta manera hicieron por seis días.
15
Y al séptimo día se levantaron cuando subía el alba, y dieron vuelta a la ciudad de la misma manera siete veces;
solamente este día dieron vuelta alrededor de ella siete veces.
16
Y cuando los sacerdotes tocaron los shofarot la séptima vez, Josué dijo al pueblo: Gritad, porque el SEÑOR os ha entregado la ciudad.
17
¶ Mas la ciudad será anatema al SEÑOR, ella con todas las cosas que están en ella;
solamente Rahab la ramera vivirá, con todos los que estuvieren en casa con ella, por cuanto escondió los mensajeros que enviamos.
18
Pero guardaos vosotros del anatema, que ni toquéis, ni toméis alguna cosa del anatema, para que no hagáis anatema el campamento de Israel, y lo turbéis.
19
Mas todo el oro, y la plata, y vasos de bronce y de hierro, sea consagrado al SEÑOR, y venga al tesoro del SEÑOR.
20
Entonces el pueblo gritó, y los sacerdotes tocaron los shofarot;
y aconteció que cuando el pueblo hubo oído la voz del shofar, dio el pueblo el grito con gran vocerío, y el muro cayó a plomo.
El pueblo subió luego a la ciudad, cada uno derecho hacia adelante, y la tomaron.
21
Y destruyeron todo lo que había en la ciudad;
hombres y mujeres, mozos y viejos, hasta los bueyes, las ovejas, y los asnos, a filo de espada.
22
Mas Josué dijo a los dos varones que habían reconocido la tierra: Entrad en casa de la mujer ramera, y haced salir de allá a la mujer, y a todo lo que fuere suyo, como lo jurasteis.
23
Y los jóvenes espías entraron, y sacaron a Rahab, a su padre, a su madre, a sus hermanos, y todo lo que era suyo;
y también sacaron a toda su parentela, y los pusieron fuera en el campamento de Israel.
24
Y quemaron a fuego la ciudad, y todo lo que en ella había;
solamente pusieron en el tesoro de la casa del SEÑOR el oro, la plata, y los vasos de bronce y de hierro.
25
Mas Josué dio la vida a Rahab la ramera, a la casa de su padre, y a todo lo que ella tenía;
y habitó ella entre los israelitas hasta hoy;
por cuanto escondió los mensajeros que Josué envió a reconocer a Jericó.
26
Y en aquel tiempo Josué juró diciendo: Maldito sea delante del SEÑOR el hombre que se levantare y reedificare esta ciudad de Jericó.
En su primogénito eche sus cimientos, y en su menor asiente sus puertas.
27
Fue, pues, el SEÑOR con Josué, y su fama se divulgó por toda la tierra.