1
¶ Y el SEÑOR dijo a Josué: No temas, ni desmayes;
toma contigo toda la gente de guerra, y levántate y sube a Hai.
Mira, yo he entregado en tu mano al rey de Hai, y a su pueblo, a su ciudad, y a su tierra.
2
Y harás a Hai y a su rey como hiciste a Jericó y a su rey;
sólo que sus despojos y sus bestias tomaréis para vosotros.
Pondrás, pues, emboscadas a la ciudad detrás de ella.
3
¶ Y se levantó Josué, y toda la gente de guerra, para subir contra Hai;
y escogió Josué treinta mil hombres fuertes de valor, los cuales envió de noche.
4
Y les mandó, diciendo: Mirad, pondréis emboscada a la ciudad detrás de ella;
no os alejaréis mucho de la ciudad, y estaréis todos apercibidos.
5
Y yo, y todo el pueblo que está conmigo, nos acercaremos a la ciudad;
y cuando salgan ellos contra nosotros, como hicieron antes, huiremos delante de ellos,
6
(porque saldrán tras nosotros,) hasta que los arranquemos de la ciudad;
porque ellos dirán: Huyen de nosotros como la primera vez.
Huiremos, pues, delante de ellos.
7
Entonces vosotros os levantaréis de la emboscada, y poseeréis la ciudad;
pues el SEÑOR vuestro Dios la entregará en vuestras manos.
8
Y cuando la hubiereis tomado, le prenderéis fuego.
Haréis conforme a la palabra del SEÑOR.
Mirad que os lo he mandado.
9
Entonces Josué los envió;
y ellos se fueron a la emboscada, y se pusieron entre Bet-el y Hai, al occidente de Hai;
y Josué se quedó aquella noche en medio del pueblo.
10
Y levantándose Josué muy de mañana, contó al pueblo, y subió él, con los ancianos de Israel, delante del pueblo contra Hai.
11
Y toda la gente de guerra que con él estaba, subió, y se acercó, y llegaron delante de la ciudad, y asentaron el campamento a la parte del norte de Hai;
y el valle estaba entre él y Hai.
12
Y tomó como cinco mil hombres, y los puso en emboscada entre Bet-el y Hai, a la parte occidental de la ciudad.
13
Y el pueblo, todo el campamento que estaba al lado del norte, se acercó a la ciudad;
y su emboscada al occidente de la ciudad.
Y Josué fue aquella noche al medio del valle.
14
Lo cual cuando vio el rey de Hai, se levantó prestamente de mañana, y salió con los hombres de la ciudad contra Israel para pelear, él y todo su pueblo en un tiempo señalado, por el llano, no sabiendo que le estaba puesta emboscada a las espaldas de la ciudad.
15
Entonces Josué y todo Israel, como vencidos, huyeron delante de ellos por el camino del desierto.
16
Y todo el pueblo que estaba en Hai fueron llamados a juntarsen para seguirlos;
y siguieron a Josué, siendo así arrancados de la ciudad.
17
Y no quedó hombre en Hai y Bet-el, que no saliera tras de Israel;
y por seguir a Israel dejaron la ciudad abierta.
18
Entonces el SEÑOR dijo a Josué: Levanta la lanza que tienes en tu mano hacia Hai, porque yo la entregaré en tu mano.
Y Josué levantó la lanza que tenía en su mano, hacia la ciudad.
19
Y levantándose prestamente de su lugar los que estaban en la emboscada corrieron, cuando él alzó su mano, y vinieron a la ciudad, y la tomaron, y se apresuraron a prenderle fuego.
20
Y cuando los hombres de Hai miraron atrás, observaron, y he aquí el humo de la ciudad que subía al cielo, y no tuvieron poder para huir ni a una parte ni a otra;
y el pueblo que iba huyendo hacia el desierto, se volvió contra los que le seguían.
21
Entonces Josué y todo Israel, viendo que los de la emboscada habían tomado la ciudad;
y que el humo de la ciudad subía, se volvieron, e hirieron a los de Hai.
22
Y los otros salieron de la ciudad a su encuentro;
y así fueron encerrados en medio de Israel, los unos por un lado, y los otros por la otra.
Y así los hirieron hasta que no quedó ninguno de ellos que escapara.
23
¶ Y tomaron vivo al rey de Hai, y lo trajeron a Josué.
24
Y cuando los israelitas acabaron de matar a todos los moradores de Hai en el campo, en el desierto, donde ellos los habían perseguido, y que todos habían caído a filo de espada hasta ser consumidos, todos los israelitas volvieron a Hai, y también la pusieron a espada.
25
Y el número de los que cayeron aquel día, hombres y mujeres, fue doce mil, todos los varones de Hai.
26
Porque Josué no retrajo su mano que había extendido con la lanza, hasta que hubo destruido a todos los moradores de Hai.
27
Pero los israelitas tomaron para sí las bestias y los despojos de la ciudad, conforme a la palabra del SEÑOR que él había mandado a Josué.
28
Y Josué quemó a Hai y la redujo a un montón perpetuo, asolado hasta hoy.
29
Mas al rey de Hai lo colgó de un madero hasta la tarde;
y cuando el sol se puso, mandó Josué que quitaran del madero su cuerpo, y lo echaran a la puerta de la ciudad;
y levantaron sobre él un gran montón de piedras, hasta hoy.
30
Entonces Josué edificó un altar al SEÑOR Dios de Israel en el monte de Ebal,
31
como Moisés, siervo del SEÑOR, lo había mandado a los hijos de Israel, como está escrito en el libro de la ley de Moisés;
un altar de piedras enteras, sobre las cuales nadie alzó herramienta de hierro;
y ofrecieron sobre él holocaustos al SEÑOR, y sacrificaron ofrendas pacíficas.
32
También escribió allí en piedras la repetición de la ley de Moisés, la cual él había escrito delante de los hijos de Israel.
33
Y todo Israel, y sus ancianos, oficiales, y jueces, estaban a uno y otro lado junto al arca, delante de los sacerdotes levitas que llevan el arca del pacto del SEÑOR;
así los extranjeros como los naturales, la mitad de ellos estaba hacia el monte de Gerizim, y la otra mitad hacia el monte de Ebal;
de la manera que Moisés, siervo del SEÑOR, lo había mandado antes, para que bendijeran al pueblo de Israel.
34
Después de esto, hizo leer todas las palabras de la ley;
las bendiciones y las maldiciones, conforme a todo lo que está escrito en el libro de la ley.
35
No hubo palabra alguna de todas las cosas que mandó Moisés, que Josué no hiciera leer delante de toda la congregación de Israel, mujeres y niños, y extranjeros que andaban entre ellos.