1
¶ Y habló el SEÑOR a Moisés, diciendo:
2
Habla a toda la congregación de los hijos de Israel, y diles: Santos seréis, porque santo soy yo el SEÑOR vuestro Dios.
3
Cada uno temerá a su madre y a su padre, y mis sábados guardaréis.
YO SOY vuestro Dios.
4
No os volveréis a los ídolos, ni haréis para vosotros dioses de fundición.
YO SOY vuestro Dios.
5
Y cuando ofreciereis sacrificio de paz al SEÑOR, de vuestra libre voluntad lo sacrificaréis.
6
Será comido el día que lo ofreciereis, y el siguiente día;
y lo que quedare para el tercer día, será quemado en el fuego.
7
Y si se comiere el día tercero, será abominación;
no será acepto;
8
y el que lo comiere, llevará su iniquidad, por cuanto profanó la santidad del SEÑOR;
y la tal persona será cortada de su pueblo.
9
Cuando segareis la mies de vuestra tierra, no acabarás de segar el rincón de tu campo, ni espigarás tu tierra segada.
10
Y no rebuscarás tu viña, ni recogerás los granos caídos de tu viña;
para el pobre y para el extranjero los dejarás.
YO SOY vuestro Dios.
11
¶ No hurtaréis, y no engañaréis, ni mentiréis ninguno a su prójimo.
12
Y no juraréis en mi nombre con mentira, ni ensuciarás el nombre de tu Dios.
Yo soy el SEÑOR.
13
No harás calumnia a tu prójimo, ni le robarás.
No se detendrá el pago del trabajo del jornalero en tu casa hasta la mañana siguiente.
14
No maldigas al sordo, y delante del ciego no pongas tropiezo, mas tendrás temor de tu Dios.
Yo soy el SEÑOR.
15
No harás injusticia en el juicio;
ni complaciendo al pobre, ni favoreciendo al grande;
con justicia juzgarás a tu prójimo.
16
No andarás chismeando en tu pueblo.
No te pondrás contra la sangre de tu prójimo.
Yo soy el SEÑOR.
17
No aborrecerás a tu hermano en tu corazón;
ingenuamente reprenderás a tu prójimo, para que no lleves pecado por él.
18
No te vengarás, ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo;
mas amarás a tu prójimo como a ti mismo.
Yo soy el SEÑOR.
19
¶ Mis estatutos guardaréis.
A tu animal no harás ayuntar para mixturas;
tu campo no sembrarás de mixtura, y no te pondrás vestidos con mezcla de diversas cosas.
20
Y cuando un hombre tuviere acto carnal con mujer, y ella fuere sierva desposada con alguno, y no estuviere completamente rescatada, ni le hubiere sido dada libertad, ambos serán azotados;
no morirán, por cuanto ella no es libre.
21
Y él traerá en expiación por su culpa al SEÑOR, a la puerta del tabernáculo del testimonio, un carnero por expiación de la culpa.
22
Y el sacerdote lo reconciliará con el carnero de la culpa delante del SEÑOR, por su pecado que cometió;
y se le perdonará su pecado que ha cometido.
23
Y cuando hubiereis entrado en la tierra, y plantareis todo árbol de comer, circuncidaréis el prepucio de su fruto;
tres años os será incircunciso;
su fruto no se comerá.
24
Y al cuarto año todo su fruto será santidad de alegría al SEÑOR.
25
Mas al quinto año comeréis el fruto de él, para que os haga crecer su fruto.
YO SOY el SEÑOR vuestro Dios.
26
No comeréis cosa alguna con sangre.
No seréis agoreros, ni adivinaréis.
27
No cortaréis en redondo las extremidades de vuestras cabezas, ni dañaréis la punta de tu barba.
28
Y no haréis rasguños en vuestra carne por un muerto, ni imprimiréis en vosotros marca alguna.
Yo soy el SEÑOR.
29
No contaminarás tu hija haciéndola fornicar;
para que no se prostituya la tierra, y se llene de maldad.
30
¶ Mis sábados guardaréis, y mi santuario tendréis en reverencia.
Yo soy el SEÑOR.
31
No os volváis a los espiritistas ni a los adivinos;
no los consultéis ensuciándoos con ellos.
YO SOY vuestro Dios.
32
Delante de las canas te levantarás, y honrarás el rostro del anciano, y de tu Dios tendrás temor.
Yo soy el SEÑOR.
33
Y cuando el extranjero morare contigo en vuestra tierra, no le oprimiréis.
34
Como a un natural de vosotros tendréis al extranjero que peregrinare entre vosotros;
y ámalo como a ti mismo;
porque peregrinos fuisteis en la tierra de Egipto.
YO SOY el SEÑOR vuestro Dios.
35
No hagáis agravio en juicio, en medida de tierra, ni en peso, ni en otra medida.
36
Balanzas justas, pesas justas, efa justo, e hin justo tendréis.
YO SOY el SEÑOR vuestro Dios, que os saqué de la tierra de Egipto.
37
Guardad pues todos mis estatutos, y todos mis derechos, y ponedlos por obra.
Yo soy el SEÑOR.