1
¶ Y habló el SEÑOR a Moisés diciendo:
2
Dirás asimismo a los hijos de Israel: Cualquier varón de los hijos de Israel, o de los extranjeros que peregrinan en Israel, que diere de su simiente a Moloc, de seguro morirá;
el pueblo de la tierra lo apedreará con piedras.
3
Y yo pondré mi rostro contra tal varón, y lo cortaré de entre su pueblo;
por cuanto dio de su simiente a Moloc, contaminando mi santuario, y ensuciando mi santo nombre.
4
Y si escondiere el pueblo de la tierra sus ojos de aquel varón que hubiere dado de su simiente a Moloc, para no matarle,
5
entonces yo pondré mi rostro contra aquel varón, y contra su familia, y le cortaré de entre su pueblo, con todos los que fornicaron en pos de él, prostituyéndose en pos de Moloc.
6
Y la persona que atendiere a espiritistas o adivinos, para prostituirse tras de ellos, yo pondré mi rostro contra tal persona, y la cortaré de entre su pueblo.
7
Santificaos, pues, y sed santos, porque yo soy el SEÑOR vuestro Dios.
8
Y guardad mis estatutos, y ponedlos por obra.
YO SOY el que os santifico.
9
Porque varón que maldijere a su padre o a su madre, de cierto morirá;
a su padre o a su madre maldijo;
su sangre será sobre él.
10
¶ Y el varón que adulterare con la mujer de otro, el que cometiere adulterio con la mujer de su prójimo, indefectiblemente morirá el adúltero y la adúltera.
11
El varón que se echare con la mujer de su padre, la desnudez de su padre descubrió;
ambos morirán;
su sangre será sobre ellos.
12
El varón que durmiere con su nuera, ambos morirán;
hicieron mezcla;
su sangre será sobre ellos.
13
El varón que tuviere ayuntamiento con macho como con mujer, abominación hicieron;
ambos morirán;
su sangre será sobre ellos.
14
Y el que tomare mujer y a la madre de ella, comete vileza;
los quemarán en el fuego tanto a él como a ellas, para que no haya vileza entre vosotros.
15
El varón que tuviere cópula con bestia, morirá;
y mataréis a la bestia.
16
Y la mujer que se acercare a algún animal, para tener ayuntamiento con él, a la mujer y al animal matarás;
morirán indefectiblemente;
su sangre será sobre ellos mismos.
17
El varón que tomare a su hermana, hija de su padre o hija de su madre, y viere su desnudez, y ella viere la suya, cosa es execrable;
por tanto serán muertos a ojos de los hijos de su pueblo;
descubrió la desnudez de su hermana;
su iniquidad llevará.
18
Y cualquiera que durmiere con mujer menstruosa, y descubriere su desnudez, su fuente descubrió, y ella descubrió la fuente de su sangre;
ambos serán cortados de entre su pueblo.
19
La desnudez de la hermana de tu madre, o de la hermana de tu padre, no descubrirás;
por cuanto descubrió su parienta, su iniquidad llevarán.
20
El varón que durmiere con la mujer del hermano de su padre, la desnudez del hermano de su padre descubrió;
su pecado llevarán;
morirán sin hijos.
21
Y el que tomare la mujer de su hermano, es suciedad;
la desnudez de su hermano descubrió;
sin hijos serán.
22
Guardad, pues, todos mis estatutos y todos mis derechos, y ponedlos por obra;
y no os vomitará la tierra, en la cual yo os introduzco para que habitéis en ella.
23
Y no andéis en las prácticas de los gentiles que yo echaré de delante de vosotros;
porque ellos hicieron todas estas cosas, y los tuve en abominación.
24
Pero a vosotros os he dicho: Vosotros poseeréis la tierra de ellos, y yo os la daré para que la poseáis por heredad, tierra que fluye leche y miel.
YO SOY vuestro Dios, que os he apartado de los pueblos.
25
Por tanto, vosotros haréis diferencia entre animal limpio e inmundo, y entre ave inmunda y limpia;
y no ensuciéis vuestras personas en los animales, ni en las aves, ni en ninguna cosa que se va arrastrando por la tierra, las cuales os he apartado por inmundas.
26
Habéis, pues, de serme santos, porque yo el SEÑOR soy santo, y os he apartado de los pueblos, para que seáis míos.
27
Y el hombre o la mujer que fuere espiritista o adivino morirán;
los apedrearán con piedras;
su sangre será sobre ellos.