1
¶ No haréis para vosotros ídolos, ni escultura, ni os levantaréis título, ni pondréis en vuestra tierra piedra pintada para inclinaros a ella;
porque YO SOY vuestro Dios.
2
Guardad mis sábados, y tened en reverencia mi santuario: Yo soy el SEÑOR.
3
Si anduviereis en mis decretos, y guardareis mis mandamientos, y los pusiereis por obra;
4
yo daré vuestra lluvia en su tiempo, y la tierra dará su aumento, y el árbol del campo dará su fruto;
5
y la trilla alcanzará a la vendimia, y la vendimia alcanzará a la sementera, y comeréis vuestro pan hasta saciaros y habitaréis seguros en vuestra tierra.
6
Porque yo daré paz en la tierra, y dormiréis, y no habrá quien os espante;
y haré quitar las malas bestias de vuestra tierra, y por vuestra tierra no pasará espada.
7
Y perseguiréis a vuestros enemigos, y delante de vosotros caerán a espada.
8
Y cinco de vosotros perseguirán a cien, y cien de vosotros perseguirán a diez millares, y vuestros enemigos caerán a espada delante de vosotros.
9
Porque yo me volveré a vosotros, y os haré fructíferos, y os multiplicaré, y afirmaré mi pacto con vosotros.
10
Y comeréis lo añejo de mucho tiempo, y sacaréis fuera lo añejo a causa de lo nuevo.
11
Y pondré mi morada en medio de vosotros, y mi alma no os abominará;
12
y andaré entre vosotros, y yo seré vuestro Dios, y vosotros seréis mi pueblo.
13
YO SOY vuestro Dios, que os saqué de la tierra de Egipto, para que no fuerais sus esclavos;
y rompí las coyundas de vuestro yugo, y os he hecho andar con el rostro alto.
14
Pero si no me oyereis, ni hiciereis todos estos mis mandamientos,
15
y si abominareis mis decretos, y vuestra alma menospreciare mis derechos, no poniendo por obra todos mis mandamientos, e invalidando mi pacto;
16
yo también haré con vosotros esto: enviaré sobre vosotros terror, extenuación y calentura, que consuman los ojos y atormenten el alma;
y sembraréis en vano vuestra simiente, porque vuestros enemigos la comerán.
17
Y pondré mi ira sobre vosotros, y seréis heridos delante de vuestros enemigos;
y los que os aborrecen se enseñorearán de vosotros, y huiréis sin que haya quien os persiga.
18
Y si aun con estas cosas no me oyereis, yo tornaré a castigaros siete veces más por vuestros pecados.
19
Y quebrantaré la soberbia de vuestra fortaleza, y tornaré vuestro cielo como hierro, y vuestra tierra como bronce.
20
Y vuestra fuerza se consumirá en vano;
que vuestra tierra no dará su aumento, y los árboles de la tierra no darán su fruto.
21
Y si anduviereis conmigo en oposición, y no me quisiereis oír, yo añadiré sobre vosotros siete veces más plagas según vuestros pecados.
22
Enviaré también contra vosotros bestias fieras que os arrebaten los hijos, y destruyan vuestros animales, y os apoquen, y vuestros caminos sean desiertos.
23
Y si con estas cosas no fuereis corregidos, sino que anduviereis conmigo en oposición,
24
yo también procederé con vosotros, en oposición y os heriré aún siete veces por vuestros pecados.
25
Y traeré sobre vosotros espada vengadora, en vindicación del pacto;
y os recogeréis a vuestras ciudades;
mas yo enviaré pestilencia entre vosotros, y seréis entregados en mano del enemigo.
26
Cuando yo os quebrantare el sustento del pan, cocerán diez mujeres vuestro pan en un horno, y os devolverán vuestro pan por peso;
y comeréis, y no os saciaréis.
27
Y si con esto no me oyereis, mas procediereis conmigo en oposición,
28
yo procederé con vosotros en contra y con ira, y os castigaré aún siete veces por vuestros pecados.
29
Y comeréis la carne de vuestros hijos, y comeréis la carne de vuestras hijas.
30
Y destruiré vuestros altos, y talaré vuestras imágenes, y pondré vuestros cuerpos muertos sobre los cuerpos muertos de vuestros ídolos, y mi alma os abominará.
31
Y pondré vuestras ciudades en desierto, y asolaré vuestros santuarios, y no oleré la fragancia de vuestro suave perfume.
32
Yo asolaré también la tierra, que se pasmarán de ella vuestros enemigos que en ella moran;
33
y a vosotros os esparciré por los gentiles, y desenvainaré espada en pos de vosotros;
y vuestra tierra estará asolada, y desiertas vuestras ciudades.
34
Entonces la tierra reposará sus sábados todos los días que estuviere asolada, mientras vosotros estéis en la tierra de vuestros enemigos;
la tierra descansará entonces y gozará sus sábados.
35
Todo el tiempo que estará asolada, reposará lo que no reposó en vuestros sábados mientras habitabais en ella.
36
Y a los que quedaren de vosotros infundiré en sus corazones tal cobardía, en la tierra de sus enemigos, que el sonido de una hoja movida los perseguirá, y huirán como de la espada, y caerán sin que nadie los persiga.
37
Y tropezarán los unos con los otros, como si huyeran delante de la espada, aunque nadie los persiga;
y no podréis resistir delante de vuestros enemigos.
38
Y pereceréis entre los gentiles, y la tierra de vuestros enemigos os consumirá.
39
Y los que quedaren de vosotros decaerán en las tierras de vuestros enemigos por su iniquidad;
y por la iniquidad de sus padres decaerán con ellos.
40
¶ Y confesarán su iniquidad, y la iniquidad de sus padres, por su prevaricación con que prevaricaron contra mí;
y también porque anduvieron conmigo en oposición,
41
y que también habré andado con ellos en contra, y los habré metido en la tierra de sus enemigos;
y entonces se humillará su corazón incircunciso, y rogarán por su iniquidad;
42
y yo me acordaré de mi pacto con Jacob, y asimismo de mi pacto con Isaac, y también de mi pacto con Abraham me acordaré;
y haré memoria de la tierra.
43
Que la tierra estará desamparada de ellos, y reposará sus sábados, estando desierta a causa de ellos;
y ellos rogarán por su iniquidad;
por cuanto menospreciaron mis derechos, y tuvo el alma de ellos fastidio de mis decretos.
44
Y aun con todo esto, estando ellos en tierra de sus enemigos, yo no los desecharé, ni los abominaré para consumirlos, invalidando mi pacto con ellos;
porque YO SOY su Dios.
45
Antes me acordaré de ellos por el pacto antiguo, cuando los saqué de la tierra de Egipto a los ojos de los gentiles, para ser su Dios: Yo soy el SEÑOR.
46
Estos son los decretos, derechos y leyes que estableció el SEÑOR entre sí y los hijos de Israel en el monte de Sinaí por mano de Moisés.