1
¶ Y fue en el día octavo, que Moisés llamó a Aarón y a sus hijos, y a los ancianos de Israel;
2
y dijo a Aarón: Toma un becerro como el pecado, y un carnero como holocausto, sin defecto, y ofrécelos delante del SEÑOR.
3
Y a los hijos de Israel hablarás, diciendo: Tomad un macho cabrío como el pecado, y un becerro y un cordero de un año, sin tacha, como holocausto;
4
asimismo un buey y un carnero para sacrificio de paz, que inmoléis delante del SEÑOR;
y un presente amasado en aceite;
porque el SEÑOR se aparecerá hoy a vosotros.
5
Y llevaron lo que mandó Moisés delante del tabernáculo del testimonio, y vino toda la congregación, y se pusieron delante del SEÑOR.
6
Entonces Moisés dijo: Esto es lo que mandó el SEÑOR que hagáis, y la gloria del SEÑOR se os aparecerá.
7
Y dijo Moisés a Aarón: Acércate al altar, y ofrezca tu pecado, y tu holocausto, y haz la reconciliación por ti y por el pueblo;
ofrezca también la ofrenda del pueblo, y haz la reconciliación por ellos;
como ha mandado el SEÑOR.
8
Entonces se acercó Aarón al altar;
y degolló el becerro de su propio pecado.
9
Y los hijos de Aarón le trajeron la sangre;
y él mojó su dedo en la sangre, y untó con ella los cuernos del altar, y derramó la demás sangre al cimiento del altar;
10
Y el sebo y los riñones y el redaño del hígado, del pecado, hizo perfume, como el SEÑOR lo había mandado a Moisés.
11
Mas la carne y el cuero los quemó en fuego fuera del campamento.
12
Degolló asimismo el holocausto, y los hijos de Aarón le presentaron la sangre, la cual roció él alrededor sobre el altar.
13
Después le presentaron el holocausto, por sus piezas, y la cabeza;
y él hizo perfume sobre el altar.
14
Luego lavó los intestinos y las piernas, y los quemó con el holocausto sobre el altar.
15
Ofreció también la ofrenda del pueblo, y tomó el macho cabrío que era el pecado del pueblo, y lo degolló, y lo ofreció por su pecado como el primero.
16
Y ofreció el holocausto, e hizo según la ordenanza.
17
Ofreció asimismo el presente, y llenó de él su mano, e hizo perfume sobre el altar, además del holocausto de la mañana.
18
Degolló también el buey y el carnero que era del pueblo en sacrificio de paz;
y los hijos de Aarón le presentaron la sangre (la cual roció él sobre el altar alrededor),
19
y los sebos del buey;
y del carnero, la cola con lo que cubre las entrañas, y los riñones, y el redaño del hígado;
20
y pusieron los sebos sobre los pechos, y él quemó los sebos sobre el altar.
21
Pero los pechos, con la espaldilla derecha, los meció Aarón con mecimiento delante del SEÑOR;
como el SEÑOR lo había mandado a Moisés.
22
Después alzó Aarón sus manos hacia el pueblo y los bendijo;
y descendió de ofrecer el pecado, y el holocausto, y la paz.
23
¶ Y entraron Moisés y Aarón en el tabernáculo del testimonio;
y salieron, y bendijeron al pueblo;
y la gloria del SEÑOR se apareció a todo el pueblo.
24
Y salió fuego de la presencia del SEÑOR, el cual consumió el holocausto y los sebos sobre el altar;
y viéndolo todo el pueblo, alabaron, y cayeron sobre sus rostros.