1
¶ Y dijo también a sus discípulos: Había un hombre rico, el cual tenía un mayordomo, y éste fue acusado delante de él como disipador de sus bienes.
2
Y le llamó, y le dijo: ¿Qué es esto que oigo de ti? Da cuenta de tu mayordomía, porque ya no podrás más ser mayordomo.
3
Entonces el mayordomo dijo dentro de sí: ¿Qué haré? Que mi señor me quita la mayordomía.
Cavar, no puedo;
mendigar, tengo vergüenza.
4
Yo sé lo que haré para que cuando fuere quitado de la mayordomía, me reciban en sus casas.
5
Y llamando a cada uno de los deudores de su señor, dijo al primero: ¿Cuánto debes a mi señor?
6
Y él dijo: Cien batos de aceite.
Y le dijo: Toma tu obligación, y siéntate presto, y escribe cincuenta.
7
Después dijo a otro: ¿Y tú, cuánto debes? Y él dijo: Cien coros de trigo.
Y él le dijo: Toma tu obligación, y escribe ochenta.
8
Y alabó el señor al mayordomo malo por haber hecho discretamente;
porque los hijos de este siglo son en su generación más prudentes que los hijos de luz.
9
Y yo os digo: Haceos amigos con las riquezas de maldad, para que cuando éstas falten, seáis recibidos en las moradas eternas.
10
El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel;
y el que en lo muy poco es injusto, también en lo más es injusto.
11
Pues si en las malas riquezas no fuisteis fieles.
¿Quién os confiará lo verdadero?
12
Y si en lo ajeno no fuisteis fieles, ¿quién os dará lo que es vuestro?
13
Ningún siervo puede servir a dos señores;
porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o se allegará al uno y menospreciará al otro.
No podéis servir a Dios y a las riquezas.
14
Y oían también todas estas cosas los fariseos, los cuales eran avaros, y se burlaban de él.
15
Y les dijo: Vosotros sois los que os justificáis a vosotros mismos delante de los hombres;
pero Dios conoce vuestros corazones;
porque lo que los hombres tienen por sublime, delante de Dios es abominación.
16
La ley y los profetas hasta Juan;
desde entonces el Reino de Dios es anunciado, y quienquiera se esfuerza a entrar en él.
17
Pero más fácil cosa es pasar el cielo y la tierra, que frustrarse una tilde de la ley.
18
Cualquiera que repudia a su mujer, y se casa con otra, adultera;
y el que se casa con la repudiada del marido, adultera.
19
Había un hombre rico, que se vestía de púrpura y de lino fino, y hacía cada día banquete con esplendidez.
20
Había también un mendigo llamado Lázaro, el cual estaba echado a la puerta de aquel, lleno de llagas,
21
y deseando saciarse de las migajas que caían de la mesa del rico;
y aun los perros venían y le lamían las llagas.
22
Y aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham;
y murió también el rico, y fue sepultado.
23
Y en el Hades alzó sus ojos, estando en los tormentos, y vio a Abraham de lejos, y a Lázaro en su seno.
24
Entonces él, dando voces, dijo: Padre Abraham, ten misericordia de mí, y envía a Lázaro que moje la punta de su dedo en agua, y refresque mi lengua;
porque soy atormentado en esta llama.
25
Y le dijo Abraham: Hijo, acuérdate que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro también males;
mas ahora éste es consolado aquí, y tú atormentado.
26
Y además de todo esto, una gran sima está constituida entre nosotros y vosotros, que los que quisieren pasar de aquí a vosotros, no pueden, ni de allá pasar a nosotros.
27
Y dijo: Te ruego pues, padre, que le envíes a la casa de mi padre;
28
porque tengo cinco hermanos;
para que les testifique, para que no vengan ellos también a este lugar de tormento.
29
Y Abraham le dice: A Moisés y a los profetas tienen;
oigan a ellos.
30
El entonces dijo: No, padre Abraham;
mas si alguno fuere a ellos de los muertos, se enmendarán.
31
Mas él le dijo: Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán, si alguno se levantare de los muertos.