1
¶ Y aconteció en aquellos días que salió edicto de parte de Augusto César, que toda la tierra fuera empadronada.
2
Este empadronamiento primero fue hecho siendo Cirenio gobernador de Siria.
3
E iban todos para ser empadronados, cada uno a su ciudad.
4
Y subió José de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por cuanto era de la casa y familia de David;
5
Para ser empadronado con María su mujer, desposada con él, la cual estaba encinta.
6
Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días de su alumbramiento.
7
Y dio a luz a su hijo primogénito, y le envolvió en pañales, y le acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón.
8
¶ Y había pastores en la misma tierra, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño.
9
Y he aquí el ángel del Señor vino sobre ellos, y la claridad de Dios los cercó de resplandor;
y tuvieron gran temor.
10
Mas el ángel les dijo: No temáis;
porque he aquí os doy evangelio de gran gozo, que será a todo el pueblo;
11
que os es nacido hoy Salvador, que es Cristo, el Señor, en la ciudad de David.
12
Y esto os será por señal: hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre.
13
Y repentinamente hubo con el ángel una multitud de los ejércitos celestiales, que alababan a Dios, y decían:
14
Gloria en las alturas a Dios, Y en la tierra paz, y en el hombre buena voluntad.
15
Y aconteció que cuando los ángeles se fueron de ellos al cielo, los pastores dijeron los unos a los otros: Pasemos pues hasta Belén, y veamos esto que ha acontecido, y el Señor nos ha mostrado.
16
Y vinieron aprisa, y hallaron a María, y a José, y al niño acostado en el pesebre.
17
Y viéndolo, hicieron notorio lo que les había sido dicho del niño.
18
Y todos los que oyeron, se maravillaron de lo que los pastores les decían.
19
Mas María guardaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón.
20
Y se volvieron los pastores glorificando y alabando a Dios de todas las cosas que habían oído y visto, como les había sido dicho.
21
¶ Y pasados los ocho días para circuncidar al niño, llamaron su nombre JESÚS;
el cual le fue puesto por el ángel antes que él fuera concebido en el vientre.
22
Y cuando se cumplieron los días de su purificación, conforme a la ley de Moisés, le trajeron a Jerusalén para presentarle al Señor,
23
(Como está escrito en la ley del Señor: Todo varón que abriere la matriz, será santo al Señor),
24
y para dar la ofrenda, conforme a lo que está dicho en la ley del Señor: un par de tórtolas, o dos palominos.
25
¶ Y he aquí, había un hombre en Jerusalén, llamado Simeón, y este hombre, justo y pío, esperaba la consolación de Israel;
y el Espíritu Santo era sobre él.
26
Y había recibido respuesta del Espíritu Santo, que no vería la muerte antes que viera al Cristo del Señor.
27
Y vino por el Espíritu al templo.
Y cuando sus padres trajeron al niño Jesús al Templo, para hacer por él conforme a la costumbre de la ley.
28
Entonces él le tomó en sus brazos, y bendijo a Dios, y dijo:
29
Ahora despides, Señor, a tu siervo, Conforme a tu palabra, en paz;
30
porque han visto mis ojos tu Salud,
31
la cual has aparejado en presencia de todos los pueblos;
32
lumbre para ser revelada a los gentiles, y la gloria de tu pueblo Israel.
33
Y José y su madre estaban maravillados de las cosas que se decían de él.
34
Y los bendijo Simeón, y dijo a su madre María: He aquí, éste es puesto para caída y para levantamiento de muchos en Israel;
y para señal a la que será contradicho;
35
(y una espada traspasará tu misma alma), para que sean manifestados los pensamientos de muchos corazones.
36
Estaba también allí Ana, profetisa, hija de Fanuel, de la tribu de Aser;
la cual había venido en grande edad, y había vivido con su marido siete años desde su virginidad;
37
y era viuda hacía ochenta y cuatro años, que no se apartaba del Templo, sirviendo de noche y de día con ayunos y oraciones.
38
Y ésta, sobreviniendo en la misma hora, juntamente confesaba al Señor, y hablaba de él a todos los que esperaban la redención en Jerusalén.
39
Y cuando cumplieron todas las cosas según la ley del Señor, se volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret.
40
Y el niño crecía, y era confortado del Espíritu, y se llenaba de sabiduría;
y la gracia de Dios era sobre él.
41
¶ E iban sus padres todos los años a Jerusalén en la fiesta de la Pascua.
42
Y cuando fue de doce años, subieron ellos a Jerusalén conforme a la costumbre de la Fiesta.
43
Y acabados los días, volviendo ellos, se quedó el niño Jesús en Jerusalén, sin saberlo José y su madre.
44
Y pensando que estaba en la compañía, anduvieron camino de un día;
y le buscaban entre los parientes y entre los conocidos;
45
mas como no le hallaron, volvieron a Jerusalén buscándole.
46
Y aconteció, que después de tres días le hallaron en el Templo, sentado en medio de los doctores, oyéndoles y preguntándoles.
47
Y todos los que le oían, estaban fuera de sí de su entendimiento y de sus respuestas.
48
Y cuando le vieron, se sorprendieron;
y le dijo su madre: Hijo, ¿por qué nos has hecho así? He aquí, tu padre y yo te hemos buscado con dolor.
49
Entonces él les dice: ¿Qué hay? ¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los negocios que son de mi Padre me conviene estar?
50
Mas ellos no entendieron la palabra que les habló.
51
Y descendió con ellos, y vino a Nazaret, y estaba sujeto a ellos.
Y su madre guardaba todas estas cosas en su corazón.
52
Y Jesús crecía en sabiduría, y en edad, y en gracia para con Dios y los hombres.