1
¶ Y aconteció que pasando él por los sembrados en el sábado segundo del primero, sus discípulos arrancaban espigas, y comían, restregándolas con las manos.
2
Y algunos de los fariseos les dijeron: ¿Por qué hacéis lo que no es lícito hacer en los sábados?
3
Y respondiendo Jesús les dijo: ¿Ni aun esto habéis leído, qué hizo David cuando tuvo hambre, él, y los que con él estaban;
4
cómo entró en la Casa de Dios, y tomó los panes de la proposición, y comió, y dio también a los que estaban con él, a los cuales no era lícito comer, sino sólo a los sacerdotes?
5
Y les decía: El Hijo del hombre es Señor aun del sábado.
6
Y aconteció también en otro sábado, que él entró en la sinagoga y enseñó;
y estaba allí un hombre que tenía la mano derecha seca.
7
Y le acechaban los escribas y los fariseos, si sanaría en sábado, para hallar de qué acusarle.
8
Mas él sabía los pensamientos de ellos;
y dijo al hombre que tenía la mano seca: Levántate, y ponte en medio.
Y él levantándose, se puso en pie.
9
Entonces Jesús les dice: Os preguntaré una cosa: ¿Es lícito en sábados hacer bien, o hacer mal? ¿Salvar una persona, o matarla?
10
Y mirándolos a todos alrededor, dice al hombre: Extiende tu mano.
Y él lo hizo así, y su mano fue restituida sana como la otra.
11
Y ellos se llenaron de rabia;
y hablaban los unos a los otros qué harían a Jesús.
12
¶ Y aconteció en aquellos días, que fue al monte a orar, y pasó la noche orando a Dios.
13
Y como fue de día, llamó a sus discípulos, y escogió doce de ellos, a los cuales también llamó apóstoles:
14
A Simón, al cual también llamó Pedro, y a Andrés su hermano, Jacobo y Juan, Felipe y Bartolomé,
15
Mateo y Tomás, Jacobo hijo de Alfeo, y Simón el que se llama Zelote,
16
Judas, hermano de Jacobo, y Judas Iscariote, que también fue el traidor.
17
Y descendió con ellos, y se paró en un lugar llano, en compañía de sus discípulos, y una grande multitud de pueblo de toda Judea y de Jerusalén, y de la costa de Tiro y de Sidón, que habían venido a oírle, y para ser sanados de sus enfermedades;
18
y los que eran atormentados de espíritus inmundos eran curados.
19
Y toda la multitud procuraba tocarle;
porque salía de él virtud, y sanaba a todos.
20
¶ Y alzando él los ojos a sus discípulos, decía: Bienaventurados los pobres;
porque vuestro es el Reino de Dios.
21
Bienaventurados los que ahora tenéis hambre;
porque seréis saciados.
Bienaventurados los que ahora lloráis, porque reiréis.
22
Bienaventurados seréis, cuando los hombres os aborrecieren, y cuando os apartaren de sí, y os denostaren, y desecharen vuestro nombre como malo, por el Hijo del hombre.
23
Gozaos en aquel día, y alegraos;
porque he aquí vuestro galardón es grande en los cielos;
porque así hacían sus padres a los profetas.
24
Mas ¡ay de vosotros, ricos! Porque tenéis vuestro consuelo.
25
¡Ay de vosotros, los que estáis hartos! Porque tendréis hambre.
¡Ay de vosotros, los que ahora reís! Porque lamentaréis y lloraréis.
26
¡Ay de vosotros, cuando todos los hombres dijeren bien de vosotros! Porque así hacían sus padres a los falsos profetas.
27
¶ Mas a vosotros los que oís, digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen;
28
Bendecid a los que os maldicen, y orad por los que os calumnian.
29
Y al que te hiriere en la mejilla, dale también la otra;
y al que te quitare la capa, ni aun el sayo le defiendas.
30
Y a cualquiera que te pidiere, da;
y al que tomare lo que es tuyo, no pidas que te lo devuelva.
31
Y como queréis que os hagan los hombres, así hacedles también vosotros.
32
Porque si amáis a los que os aman, ¿qué gracias tendréis? Porque también los pecadores aman a los que los aman.
33
Y si hiciereis bien a los que os hacen bien, ¿qué gracias tendréis? Porque también los pecadores hacen lo mismo.
34
Y si prestaréis a aquellos de quienes esperáis recibir, ¿qué gracias tendréis? Porque también los pecadores prestan a los pecadores, para recibir otro tanto.
35
Amad, pues, a vuestros enemigos, y haced bien, y prestad, no esperando de ello nada;
y será vuestro galardón grande, y seréis hijos del Altísimo;
porque él es benigno aun para con los ingratos y malos.
36
Sed pues misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso.
37
¶ No juzguéis, y no seréis juzgados;
no condenéis, y no seréis condenados;
perdonad, y seréis perdonados.
38
Dad, y se os dará;
medida buena, apretada, remecida, y rebosando darán en vuestro seno;
porque con la misma medida que midiereis, os será vuelto a medir.
39
Y les decía una parábola: ¿Puede el ciego guiar al ciego? ¿No caerán ambos en el hoyo?
40
El discípulo no es sobre su maestro;
mas cualquiera que fuere como el maestro, será perfecto.
41
¿Por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y la viga que está en tu propio ojo no consideras?
42
¿O cómo puedes decir a tu hermano: Hermano, deja, echaré fuera la paja que está en tu ojo, no mirando tú la viga, que está en tu ojo? Hipócrita, echa primero fuera de tu ojo la viga, y entonces verás bien para sacar la paja que está en el ojo de tu hermano.
43
Porque no es buen árbol el que hace malos frutos;
ni árbol malo el que hace buen fruto.
44
Porque cada árbol por su fruto es conocido;
que no cogen higos de los espinos, ni vendimian uvas de las zarzas.
45
El buen hombre del buen tesoro de su corazón saca bien;
y el mal hombre del mal tesoro de su corazón saca mal;
porque de la abundancia del corazón habla su boca.
46
¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que digo?
47
Todo aquel que viene a mí, y oye mis palabras, y las hace, os enseñaré a quién es semejante:
48
Semejante es al hombre que edifica una casa, el cual cavó y ahondó, y puso el fundamento sobre piedra;
y cuando vino una avenida, el río dio con ímpetu en aquella casa, mas no la pudo menear, porque estaba fundada sobre piedra.
49
Mas el que oyó y no hizo, semejante es al hombre que edificó su casa sobre tierra, sin fundamento;
en la cual el río dio con ímpetu, y luego cayó;
y fue grande la ruina de aquella casa.